[Actualización] Sweet pool pt. 7

Parte 6 – Parte 8

***

 

— ¿Entiendes este cálculo?

Youji aprieta los labios ante los problemas que le son señalados con el dedo. Aprieta el bolígrafo que tiene en las manos y se queda pensando largo rato.

— ¿No lo entiendes?

— Déjame ver.

Con su respuesta vacilante buscaba preguntar aquella parte en específico que no entendía.

— ¿Por qué esta parte de aquí tiene este resultado?

— Eso se debe a la fórmula que utilizamos antes.

Para que entendiera volvió a abrir el libro de texto hasta que su expresión estuviera conforme. Cuando le pregunto, le dijo que él no tenía problemas con las clases de literatura ni inglés, pero que era consciente que tenía problemas con las matemáticas y las ciencias. Lograba entender cómo solucionar un ejercicio, pero las funciones más básicas no las comprendía. Sin embargo, si se explicaba de forma concisa lograba entenderlo, no era difícil.

No era que no fuera inteligente, sólo era que por culpa de sus largas ausencias iba más atrasado. Ciertamente eso preocupaba a Kamiya, pero no era para estar afligido. En silencio miraba el perfil de Youji, se percató que estaba un poco nervioso y darse cuenta de eso hizo que Tetsuo se sintiera más tranquilo. Apenas entró a la habitación podía notar que estaba rígido, pero ahora ya estaba acostumbrado.

— Voy a traer algo para beber.

Apenas dijo eso y salió de la habitación, pudo escuchar a sus espaldas un suspiro de alivio. Cuando Tetsuo iba a llegar a la cocina, rascó su cabeza. Definitivamente, él todavía no podía relajarse allí; sabía que eso era normal, pero no podía dejar de sentirse impaciente. Sirvió en un vaso té de cebada y volvió al cuarto.

— … ¿Sakiyama?

Hacía un momento Youji metido en su cuaderno, pero ahora estaba recostado en la cama. Se preocupó por si su condición hubiese empeorado, pero cuando se acercó se dio cuenta que él sólo estaba durmiendo tranquilamente.  Estando aliviado dejó el té sobre la mesa y se sintió cansado. Había un sonido del agua corriendo, Tetsuo perdió toda la fuerza de su cuerpo y no pudo abrir sus ojos.

“¿A dónde se fue toda tu prevención de hace un rato?” Mientras Tetsuo fue a la cocina y volvió no pasó mucho tiempo. Para que en ese momento haya acabado con su nerviosismo al punto de quedar dormido, sólo dejaba ver cuán cansado debía estar. O tal vez era que ahora ya se sentía en más confianza con su persona. Si llegaba a ser esta última opción, estaría feliz. No pudo evitar sonreír un poco.

Como el verano ya se estaba acercando, iba a ser mejor cubrir su cuerpo débil con una manta ligera. Lo subió a la cama y cuando se recostó Youji se quejó un poco. Lo dejó rápidamente y luego se sentó a su lado.

—Hmm…

—…

Como si estuvieran sincronizados, justo Youji se dio la vuelta. En ese momento sin darse cuenta al ver su rostro, su respiración se detuvo. Con sus ojos cerrados, Youji seguía respirando tranquilo mientras dormía. Inconscientemente, extendió su mano para acariciar el cabello de Youji. Suavemente lo tocó, tuvo la impresión que Youji se rio suavemente porque le dio cosquillas.

— Hmmm…

Cuando escuchó la queja de Youji, inmediatamente Tetsuo retiró su mano. Se alivió que no lo hubiese despertado, acarició su mejilla con su dedo índice. Le hizo gracia que pensara que él estaba prevenido, cuando estaba durmiendo tan plácidamente. Parecía un gato.

Si se estaba comportando así a propósito, estaría quedando a merced de Tetsuo con esa figura indefensa. Su garganta comenzó a picarle y frunció el ceño, sacudió su cabeza y se recostó en el hombro de Tetsuo.

Al parecer, estaba completamente dormido. Aunque él fuera un año mayor, al verlo así dormido podía notarse que era joven. Al quedarse detallando su rostro pacífico, también empezó a tener sueño. Con la somnolencia, también recostó su cabeza en la de Youji.

“Ah…  de nuevo ese olor”. Youiji desprendía un dulce aroma. Como si fuera una invitación, ese olor le producía una extraña sensación de calma. Aun cuando antes, había producido un resquemor de lujuria en Tetsuo, ahora él era tranquilamente sobrecogido. Era como un perfume que no era invasivo en su cavidad nasal, se permeaba por su piel ese dulce olor que no interrumpió su somnolencia.

***

Poco a poco su consciencia fue regresando, pero mantuvo sus ojos fuertemente cerrados. Luego, lentamente fue abriendo sus ojos y lo primero que vio fue el rostro de Youji frente a él. Lo miró a sus grandes ojos que tenían rastro de incomodidad en alguna parte, luego volvió a parpadear. En vez de tener su cara somnolienta, parecía arrepentido de que hubiesen terminado durmiendo juntos. Daba la impresión que Youji se había despertado antes que él.

Al separarse de su cuerpo, su cabeza estaba embotada.

— …Té.

Para lidiar con la vergüenza, dirigió la atención al té de cebada que había traído antes. Youji se sorprendió por la repentina declaración, pero siguió la instrucción y tomó el vaso entre sus manos. La garganta de Youji se movía de arriba hacia abajo mientras tomaba el té que ya tenía derretido el hielo.

Aunque no había nada detrás de ello, le pareció un poco erótico, al percatarse de sus malos pensamientos, apartó la mirada por la vergüenza.

«¿Qué hora es?», Gracias a su placido sueño, no tenía idea de cuánto tiempo había transcurrido. Miró la pantalla de su celular y se percató que ya eran las seis de la tarde.

— Mira la hora que es.

Ya no podrían ponerse a estudiar de nuevo.

— ¿Mañana qué vas a hacer? Para estudiar.

— …Mañana trabajo.

— Ya veo.

Ya sabía que Youji trabajaba, así que no fue inesperado. No sabía en qué trabajaba, pero se preguntaba si con su estado de salud tan deficiente estaría bien. Hoy no tenía mal aspecto, sin embargo, pensó que a lo mejor debía guardar reposo y no ir a trabajar. Él no tenía el derecho de decir esas palabras, así que sólo observó el rostro de Youji.

Su expresión estaba mostrando incomodidad, eso le hizo preguntar si aquello del trabajo era sólo una excusa porque no quería estar a solas junto a él. Mientras pensaba que no podría confirmar eso, Youji levantó el rostro repentinamente.

— Yo vengo la otra semana…

— Vale, en ese caso, hasta la otra semana.

Estaba sorprendido que en lo profundo de sí lo hubiese estado acusando. Tetsuo asintió y Youji se levantó con vigor. Metió su libro de texto y su cuaderno en la maleta. Volteó su rostro y se quedó mirando a Tetsuo.

— …Mañana, trabajo temprano.

— Ya veo.

Se despidió y Youji salió de su cuarto inmediatamente. Cuando se levantó para acompañarlo a la entrada, llegó a la puerta y ya Youji no estaba. Desde la entrada lo escuchó despedirse otra vez. Tetsuo pensó que no había necesidad de huir así, se devolvió a su cuarto y se sentó en su cama. Se recostó y notó que tenía una sonrisa en su rostro. Tal vez era una impresión suya, pero podía sentir que se había acercado más a Youji. Iba a volver la otra semana, Tetsuo cerró los ojos ante la idea.

***

El lunes como habían prometido, Tetsuo llevó a Youji a su casa para que estudiaran. Pensó que le diría que estaría bien que estudiaran en el colegio, pero Youji sólo lo siguió tranquilamente. Ahora sí podía confirmar que Youji estaba mucho más relajado a su alrededor que antes, más que la semana pasada cuando lo llevó a su casa.

Como siempre, desde que salieron de la escuela no hablaron nada, pero no pensaba que ese silencio fuera incómodo, al percatarse de eso una calidez se gestó en lo profundo de su pecho.

— Sigue.

Cuando abrió la puerta de la entrada y se dio la vuelta, Youji pidió permiso para entrar en un susurro y se descalzó de forma tímida. Se dirigieron hacia el cuarto, y de la nada salió una criatura negra que se acercó a su pierna. Tal vez porque había estado lloviendo mucho últimamente, el gato no había venido a visitarlo. Se quedó mirándolos desde el jardín.

— ¿Shironuma?

Debido a que Tetsuo se detuvo repentinamente, Youji lo llamó curioso.

— Discúlpame un momento.

Fue a la sala de estar y abrió la puerta corrediza, tomó una bolsa con sardinas deshidratas. Abrió la puerta de cristal del corredor y se sentó, inmediatamente el gato se acercó. Youji estaba sorprendido por lo repentino de la acción.

— ¿Es de ustedes?

—No.

Contradiciendo las palabras de Tetsuo, el gato maulló y saltó a sus piernas. Al ver ese comportamiento Youji resopló.

— Parece un gato doméstico.

— Una vez le di de comer y desde ese entonces, viene a menudo.

Youji musitó como respuesta y luego se sentó a su lado. Tetsuo se preguntó si le gustarían los animales, a simple vista no daba la impresión que pudiese cuidar uno. El gato se impacientó al ver la mano de Tetsuo en la bolsa de sardinas. Sin esperar, el gato se colgó del brazo de Tetsuo, cuando sacó una sardina, el gato se la rapó de la mano. Mientras el gato comía hambriento, Youji lo miraba con ternura. Tetsuo quedó consternado por la expresión tan tranquila y sin prevenciones de Youji.

— Está muy concentrado en su comida, qué lindo.

— …Sí.

Una vez terminó de comer, el gato fue a pedir más lamiéndole la mano.

— Si sigues así, no habrá más.

Eso iba tanto para el gato, como para él. Apenas siente que está siendo amable con él, un sentimiento infinito de quererlo mimar se hace presente. Eso no era bueno para el gato tampoco, le acarició el hocico. El gato maulló buscando atención pero no podía dársela.

Tomó un puñado de sardinas y las botó al suelo, inmediatamente el gato se bajó de sus piernas. El animal estaba encantado comiendo las sardinas y en ese momento Tetsuo se levantó dejando el borde del pasillo. Dejó la bolsa de sardinas donde estaba y se dirigió a su cuarto, Youji lo siguió.

Cuando entraron al cuarto, Tetsuo se botó a la cama y Youji se quedó petrificado.

«¿Otra vez está prevenido?», como cambiaba su estado de relajado a cauteloso era interesante. Se preguntaba si Youji no sería capaz de mostrarse relajado a su lado como hacia un momento con el gato. Tetsuo inconscientemente lo tomó de la mano, Youji estaba sorprendido y fue guiado hacia la cama. En su juego, Youji quedó bocarriba cubierto por el cuerpo de Tetsuo.

— …¡!

Sus ojos miraban a Tetsuo y divagó entre la sorpresa. En vez de ver inmediatamente a Tetsuo, parecía preso en algún lugar lejano. El contacto con su piel era frío.

— … ¿Sakiyama?

Youji comienza a temblar con efecto retardado, demorándose en darse cuenta que estaba asustado. Recordando todo lo que le había hecho hasta ahora hizo que golpeara su lengua en el interior de su boca.

— …Dete…

Bloqueó sus labios para interceptar el grito de Youji.

— Hmm…

Cuando lo abrazó fuertemente el cuerpo se tensó, pero al mismo tiempo dejo de temblar. Le preguntó varias veces si no se iba a resistir, pero al final devoró sus labios incontables veces. No tenía la intención ni de asustarlo de ni hacerle daño, sólo quería demostrarle lo importante que era para él y que transmitir ese sentimiento a través de sus labios.

— Mmm…

El cuerpo delgado tembló entre sus brazos cuando le mordió suavemente el labio inferior. Pudo sentir que ese temblor era más por la excitación que por el miedo. Aprovechando la ligera apertura de los labios, metió su lengua siguiendo la línea de dientes y luego moldeado su paladar.

Revolvió su lengua entrelazándose con la ajena, en su travesía, el cuerpo de Youji temblaba por la sorpresa. A este paso iba a terminar en verdad devorándose a Youji de forma desesperada, por eso liberó los labios de Youji, aun en contra de su voluntad.  El hilo de saliva que conectaba su bocas se rompió.

— …Ugh.

Youji estaba obnubilado, luego limpió su boca y miró hacia otro lado. El ver el rededor de sus ojos, teñidos ligeramente de rojo, le despertó un instinto animal. Al parecer había recordado la vergüenza, pero no estaba desagradado…probablemente. Sin poder obtener respuesta desde su punto de vista, Youji volteó a mirarlo tímidamente.

— … ¿Qué pasa?

Aunque era una respuesta brusca, en su voz no se escondía nada, sólo estaba avergonzado. Se sintió aliviado. En ese momento volvió a sentir los nervios y quiso controlar su deseo. Puso su cabeza en el pecho de Youji y lo abrazó. Youji suspiró como señal de su acción, esperaba que lo rechazara, pero en vez de eso dejó que lo abrazara.

Youji era delgado, pero incluso así su espalda no era pequeña y delicada como la de una mujer. Para Tetsuo, por encima de cualquier otra persona que hubiese conocido en su vida, Youji era el único que agitaba su corazón de esa manera.

Puso su oído en el pecho de Youji, el latido de su corazón llegó hasta su tímpano y se empezó a derretir, a causa del toque de sus pieles que intercambiaban el calor de sus cuerpos.

— …Llámame, cuando lo necesites.

No tenía idea sobre qué hacer para que Youji no lo odiara, ni qué hacer para que lo empezara a querer. Él sólo quería cuidarlo y en eso en especial, es lo que quería que él entendiera. Él iría inmediatamente en el momento que Youji lo necesitara.

En ese momento que estaba recostados, se escuchó el sonido de la vibración del celular.

— Regálame un momento.

Youji torció su torso hacia un lado de la cama y sacó del maletín su celular. Cuando miró la pantalla de su celular, Youji pareció despertar de un sueño. Le causó mucha curiosidad, pero no podía preguntarle quién era la persona que le había escrito, así que se quedó mirando la espalda de quién hacía un momento estaba temblando abajo suyo. De repente Youji se volteó hacia él.

— …¿Qué pasa con esa cara?

Un dolor atravesó su pecho al ver esa expresión tan tranquila que nunca le había visto hacer.  De quién podría ser ese mensaje, como para que haga esa cara tan contenta ¿De quién se trata?

Youji desconociendo completamente los sentimientos de Tetsuo, le puso frente a sus ojos la pantalla del celular.

— Mira, es el hijo de mi hermana. Hace poco ha nacido.

— …Tu hermana.

La repentina espiral de negatividad que había comenzado hacía un momento, desapareció. En la pantalla frente de sus ojos, había un bebé que se veía delicado. Aunque hubiese dicho que acaba de nacer, inesperadamente su rostro estaba bastante compuesto. Youji lo estaba mirando con algún tipo de intensión.

— ¿Qué piensas del bebé?

En ese momento se preguntaba si se estaba refiriendo a su opinión sobre su sobrino o sobrina, o si se refería a los bebés en general. Se quedó pensando por un rato la respuesta.

— ¿Que qué pienso? … que no se me dan bien.

— ¿Por qué?

— Porque pareciera que se fueran a romper sólo con tocarlos.

También se debía mucho a la imagen que tenía de sí mismo, que al ser alguien sin falta de preparación, tenía la impresión que los rompería si los tocara. A él le gustaban los animales, pero con los bebés la cuestión era diferente. Youji no pudo evitar sonreír como si la respuesta de Tetsuo hubiese sido graciosa.

— No se va a romper.

Volvió a ver la pantalla una vez más y se concentró en los ojos del bebé. Pudo notar la similitud con Youji y sin pensarlo le dijo que se parecía a él.

— ¿El bebé?… ¿En dónde se parece a mí?

Cuando le dijo que en los ojos, Youji se quedó callado. Con curiosidad volvió a ver a su sobrino.

— Tienes los ojos de una persona que no puede confiar en la gente desde el comienzo, en eso se parecen.

— ¿Qué quieres decir con eso?

Ante la adición de esas palabras, Youji lo miró de forma prejuiciosa al no poder aceptar lo dicho.

— Básicamente eso.

— Que no puedo confiar en la gente…

La verdad es que fue en ese descuido que terminó diciendo lo que siempre pensó de Youji.

— Tú no disfrutas cuando estás hablando con otras personas ¿No es así?

Se preguntó si había dado en el blanco ya que Youji se quedó sin palabras. Por lo general, no se le veía a Youji entablar conversaciones con otros compañeros de clase. El único con el que puede decirse que habla es con Mita Makoto, y aunque podría decirse que se llevan bien, cuando hablan, Youji no parece disfrutarlo desde el fondo de su corazón. En ese grupo también estaba incluido él, no había qué decirlo.

— Pero con tu hermana es distinto.

— ¿Eh?

— Cuando viste el mensaje, la reacción fue diferente.

Tal vez por remarcar tan inesperadamente su reacción, su cara volvió a tomar una expresión desconfiada. En ese momento se preguntó si llegaría el día en que Youji hiciera una cara relajada cuando estuviera con él. Youji bajó la mirada del celular con sorpresa.

— Es que… ella es mi única familia cercana.

Así que no tenía más familia que su hermana.

El asunto del correo decía “Está creciendo sano”. No pareciera como si estuvieran viviendo juntos, eso quiere decir que si no vive con su hermana que es su único familiar, viviría solo, ya que se acordaba que cuando anteriormente fue a su apartamento no había nadie más.

— ¿Y tus padres?

—  Murieron en un accidente, hace ya bastante tiempo.

Con la espontaneidad que Youji dijo eso, Tetsuo sólo respondió un «ya veo». Al parecer Youji no quería molestar a Tetsuo con ese tipo de conversación y cambió el tema.

— Shironuma ¿Tienes hermanos?

Tetsuo respondió de forma evasiva esa pregunta.

— No lo sé.

— … ¿No lo sabes?

Al final terminó siendo algo extraño la forma en lo que lo dijo así que Youji frunció el ceño.

— ¿Cómo que no lo sabes?

— Es porque soy adoptado.

— ¿Eh?

A lo mejor no había sido necesario decir eso, pero siendo honestos esa era la explicación. Youji era el que quería saber sobre su familia así que no tenía por qué sentirse mal.  Por el contrario, Tetsuo hablaría si Youji quería conocerlo mejor.

— No sé quiénes son mis verdaderos padres.

Ya hacía más de diez años que sus actuales padres se habían hecho cargo de él. Antes de ellos hubo otra pareja que se hizo cargo, pero le dijeron que no eran sus padres biológicos.

Youji estaba perplejo por sus palabras.

— … ¿No te da curiosidad? ¿Saber quiénes son tus verdaderos padres?

— No realmente.

No sabía quiénes eran sus padres, pero tampoco es que quisiera saberlo. Estaba consciente que apreciaba a sus padres adoptivos, pero era innegable que era incapaz de abrirse a ellos. Sabía que para que se convirtieran en una verdadera familia, él debía acercarse a ellos, pero le frustraba no ser capaz de hacerlo.

La expresión de Youji se nubló por la preocupación y parecía lamentarlo.

— … ¿Vamos comer?

Debido a que Youji no habló más, Tetsuo pensó en decir algo para quitar ese ambiente depresivo que se había formado. De todas formas, seguramente ya no iban a estudiar con ese ambiente y Youji ya tenía intenciones de irse para su casa.

Salieron de la casa y se dirigieron hacia la estación, allí había una buena tienda de ramen. Venía a menudo con la familia, cuando los fines de semana sus padres trabajaban, el hambre era demasiada en la cena y solían frecuentar la tienda.

El tendero al ver que Tetsuo había llevado a Youji a comer, hizo una cara sorprendida. Probablemente porque no había llevado a nadie de su misma edad antes.

Tetsuo se sentó en la barra, Youji lo siguió y se sentó a su lado.

— Bienvenidos ¿Qué van a ordenar?

— Lo de siempre… ¿Qué vas a pedir?

Ante la pregunta, Youji tomó el menú con apuro. Tetsuo no estaba impaciente por su respuesta, pero Youji se incomodó por la respuesta tan rápida que había dado y revisó el menú varias veces.

— Un… miso ramen.

— A la orden.

A pesar de haber dado su orden en un hilo de voz, el tendero le respondió con una gran sonrisa. Youji suspiró después de que les dejaran unos vasos de agua. Estaba dejándole ver a Tetsuo un tipo distinto de nervios, echó un vistazo.

— ¿Vienes a menudo?

— Sí.

Después de su respuesta, los labios de Youji formaron una mueca. Pudo suponer por su comportamiento, que Youji no venía mucho a este tipo de lugares. Se preguntó si lo que sucedía era que no le gustaba comer.

Tetsuo se comenzó a preocupar por si Youji en realidad no comía ramen, pero no quería decir nada para no importunar. No hubo oportunidad de retomar la conversación después de eso, en ese momento llegó el tendero con dos platos.

— ¡Tomen, perdón por la espera! Está caliente así que tengan cuidado.

Youji empieza a vacilar cuando ve el imponente plato frente a sus ojos. La orden de Tetsuo también incluía un plato de gyozas y arroz blanco. Aunque no es que tuviera tanta hambre, pero su apetito era por ese estilo, abrió los palillos desechables y en seguida comenzó a comerse el ramen. Youji en silencio tomó los palillos y los abrió.

Tetsuo se dio cuenta que su preocupación fue inútil cuando Youji comenzó a llevarse los fideos a la boca. Pensó en la vez que le ofreció pan en la escuela y lo rechazó, pero ahora aceptaba el ramen.

— ¿Te gusta el ramen?

Youji se volteó a mirarlo por la pregunta hecha y mientras masticaba torció la cabeza.

— No comes pan ¿No es así?

— …Cierto.

Como si hubiese recordado algo musitó.

— Uhm, bueno, sí, me gusta. Hace mucho que no como ramen.

 

 

Guardó en su memoria el hecho de que a Youji le gustara el ramen. Se fijó que él estaba colocando el menma en la orilla del tazón. Pudo notar que en vez de ser esa típica acción en la que se deja lo que más se gusta para el final, era que en verdad no pensaba comérselo por nada del mundo. Después de separar el menma de su comida, de nuevo comenzó a comer los fideos.

El ver que rechazaba con tanto ahínco el menma le pareció divertido, así que tomó los palillos y trajo el menma aislado hacia su propio tazón. Youji siguió con la mirada los palillos de Tetsuo y luego dijo:

— … ¿Te gusta el menma?

—No.

No era que le gusta en especial, sólo pensó en comérselo ya que él lo odiaba tanto, pero creyó que sería algo infantil si se lo decía, así que prefirió seguir comiendo. Volteó a verlo y el aura que rodeaba a Youji era una parecida a cuando hacía un momento recibió el mensaje de su hermana.

***

Al día siguiente, Youji no fue al colegio. No debería ser raro a estas alturas que Youji faltara al colegio, pero le preocupó demasiado. Mientras lidiaba con la zozobra de su pecho, estaba acostado en su cama mirando al techo y el intercomunicador sonó. Se levantó de la cama y fue a contestar.

— ¿Diga?

No hubo respuesta y se planteó que fuese una broma. La duda estaba presente, así que colgó el intercomunicador y fue a abrir la puerta de la entrada.

«Sakiyama».

Quien estaba paralizado con su uniforme en la entrada, era Youji. Su cara estaba teñida del color naranja del atardecer, este lo miró. En ese momento, sus miradas se enfrentaron; la reacción no fue como siempre llena de prevención, sino que los ojos de Youji estaban llenos de vergüenza.

Tetsuo abrió completamente la puerta con calma, mordió ligeramente su labio, Youji en silencio de esa forma entró a la casa. Cerró la puerta y se volteó para ver la espalda del recién llegado, esta después de todo seguía rígida. Para suprimir su impulso de abrazarlo, lo guio hasta su habitación. Al cerrar la puerta de su cuarto, el aire se enrareció.

— ¿Pasó algo hoy?

Él preguntaba por su falla al colegio, Youji hesitó antes de dar su respuesta.

— …Fui a ver a mi hermana.

Por alguna emoción que desconocía, Youji subió el tono de voz con efusividad.

— Además, hablamos de la muerte de nuestros padres…  de cosas que yo no sabía. Tuvimos una seria conversación.

Se refería al accidente en el que murieron sus padres. Youji sacó las palabras de su interior a marchas forzadas.

— Aquella vez junto con mis padres…yo morí una vez.

«¿Se murió?», ¿A qué se estaría refiriendo? No lograba entender qué le quería decir así que resolvió callarse.

— Chocamos contra un camión, una gran barra de acero se cayó y me atravesó el pecho. Aquí tengo la cicatriz.

Levantó su mano hacia su pecho en donde estaría la herida y estaba casi encima del corazón. Por lo que sufrió un paro cardiorrespiratorio, ya la conversación se volvió más seria. Estaba sorprendido que existiera la tecnología para haber logrado revivirlo incluso después de tener una viga de acero en su pecho y su corazón detenido. Youji va descartando sus profundos pensamientos, su garganta se cierra al decir todo eso.

— Sé que parece mentira, parecerá que es una historia inventada, pero yo no creo que sea así. Estoy seguro que en mi interior hay algo diferente, de no ser así no habría explicación para que yo…

En su memoria los recuerdos de los últimos días se superponen ante la mención de ese «algo en su interior». La sangre que emanaba del cuerpo de Youji o los pequeños pedazos de carne que nacieron de su interior. Los había tocado con sus propias manos, se había preocupado, pero no parecía estar enfermo, solo que eso fue…

— …Shironuma, siempre has estado observando ¿verdad? Sin importar nada.

Youji era consciente que era incapaz de quitarle la mirada de encima, sim embargo no podía admitirlo. Él quería saber todo sobre Sakiyama Youji, quería tener todo de él y ahí tenía razón, Tetsuo siempre lo estuvo mirando, desde el primer instante en el que se conocieron, en todo momento. De la nada, Youji sonrió.

— A lo mejor ha sido por eso, el que haya pasado eso hace que lo que pasa ahora esté bien, eso creo.

Youji miró hacia otro lado, pero Tetsuo fijó sus ojos en él.

— Estará bien incluso si yo llego a ser un monstruo, o si sólo me estoy volviendo loco… estoy bien con eso. De todas formas, no tengo ni idea de qué está bien o qué está mal.

Tetsuo pensaba lo mismo, durante mucho tiempo estuvo pensando sobre ese asunto. Recordó cuando en su infancia su madre adoptiva abusaba verbalmente de él. Dijo que él era un monstruo, aun cuando todo tipo de violencia se le era otorgada, con el tiempo se recuperaba. Eso al final hizo que le temiera, que lo odiara, que lo maldijera. Pero él no tuvo deseos de culpar a su madre adoptiva.

A medida que fue creciendo, estuvo en contacto con todo tipo de personas, y siempre tuvo presente las palabras de aquella mujer, porque sabía que eran verdad. Él era diferente si se comparaba a sus nuevos y amables padres o a la gente que lo rodeaba. Era un monstruo diferente a los demás, pero eso nunca lo hizo sentir triste o solitario, o eso creía.

Pero entonces, encontró a Youji.

—Yo pensé que ya no era el único, que si era capaz de que lo vieras, si lograba hacer que lo supieras, entonces con eso ya estaría todo bien.

Obviamente, no contestó sus palabras, pero debido al hilo de la conversación que estaba teniendo con Youji, pensó que también podría hablar de sus sentimientos. Ya que lo que estaba sintiendo, era exactamente lo mismo que él pensaba desde el fondo de su corazón.

— Lo pensé mucho y quise venir a verte, Shironuma. Verte y que habláramos, aunque no sé por qué.

Pensaban lo mismo, él sentía lo mismo con respecto a él.  Youji guardó silencio y luego soltó un pequeño suspiro, luego levantó lentamente el rostro y miró a Tetsuo directamente.

— Shironuma ¿Por qué me salvaste aquella ocasión con Okinaga?

A pesar de que le preguntó, le costó responder.

—Pensé que me odiabas.

Desde el comienzo se había visto atraído hacia él, pensaba en la forma para aproximarse a él, pero como suponía no había logrado transmitir sus sentimientos. Tetsuo no se había dado cuenta que su expresión en el rostro estaba congelada por la sorpresa, Youji con vergüenza en su voz le preguntó:

— Shironuma, tú… ¿Qué piensas…

No tenía la confianza de haberse hecho entender, pero al parecer algo sí había calado en Youji. Y en vez de sentirse aliviado, una extraña exaltación se despertó.

— Agh…

Tomó del brazo a Youji y lo empujó con mucha fuerza hacia la puerta. Este abrió sus ojos lentamente ya que por el reflejo del golpe los había cerrado.

— Ah…

El aliento débil de Youji era como una invitación y terminó sobreponiendo sus labios de forma dominante.

— Hmn…

Abrazó su delgado cuerpo para que no escapara y lo jaló también del cuello.

— Umn… mm…

Gracias al beso apresurado, la respiración de Youji se revelaba penosa. No se estaba resistiendo, en vez de eso suavemente colocó sus brazos en la espalda de Tetsuo. En la apertura de sus labios introdujo su lengua y la respuesta fue tímida, pero también su lengua se enredó con la suya. No parecía muy experimentado y por eso quería ser suave con él, pero terminó deseando descontrolarse hasta volverlo un desastre.

— …ah… ugh.

Desesperado por la respuesta acarició su espalda y cambió el ángulo del beso, codiciando incontables veces los labios ajenos. Aquella saliva que no podía tomar, se escurría hasta su barbilla. Youji respiraba en el espacio entre sus labios y estaba un poco desconcertado. Tan pronto como recuperó la respiración, su pecho se comprimió. De nuevo Youji estaba haciendo una cara de sufrimiento, lo abrazó.

— Yo te encontré.

Muchas veces había intentado alcanzarlo, en ese camino se habían hecho daño y aunque estuvieran cerca de él, era inalcanzable y eso lo frustraba. Tanto tiempo estando enamorado de Youji, y por primera vez, hoy sentía que estaba entre sus brazos.

— No dejaré que nadie más te tenga.

Ni Zenya, ni ninguna chica, ni ningún compañero de clase, a nadie se lo dejaría.  Sus cuerpos se separaron un poco y los ojos con los que lo miraba Youji estaban aguados.

— ¿Qué significó para ti…?

— Tú eres mi…

La respuesta fue interrumpida por los labios de Youji. No pudo procesar lo que había pasado por su rapidez, la fuerza del empuje de sus labios era como si quisiera introducirse dentro de él.  Fue consciente que esa era la primera vez que Youji comienzo un contacto, eso le hizo despertar un violento deseo en su corazón y su cuerpo se calentó.

Desesperadamente le devolvió el beso por la respuesta del abrazo por parte de Youji. En el encuentro de sus besos, los dos terminaron recostándose en la cama. Tetsuo cubrió con su cuerpo a Youji, en su rostro se difuminaban las expresiones. Hasta ahora se ponía a detallarlo, pero no veía en su rostro algún rastro de miedo, incluso en esta situación.

— …Hmn.

En la superposición de sus labios, jaló su chaleco hacia arriba. Antes de sucumbir ante su impaciencia, desabotonó la camisa de Youji. La piel que se descubrió era totalmente diferente a la suya, era una piel que no era tocada por el sol y que ya estaba húmeda por el sudor.

En su blanco pecho sobre su piel tirante estaba la cicatriz que había sido mencionada hacía un momento. Era mucho más grande de lo que se imaginaba, solo con eso se podía dimensionar lo atroz del accidente que tomó la vida de sus padres. Cuando colocó su mano en su pecho, Youji gimió.

— Ah…

Para cerciorarse de los latidos que estaría por encima de su herida, comenzó a lamer la piel translucida con mucho cariño. Acarició la línea de sus costillas y sus músculos sin perderla en ningún momento. La respiración de Youji se volvió pesada. Los gemidos que salían con alivio de su boca, lo hizo querer meter sus dedos en su cavidad bucal. Al momento de tocar sus labios, una sonrisa se produjo por las cosquillas que le causó. En esa apertura introdujo su dedo y tocó sus dientes, Youji abrió la boca invitándolo a su interior.

— Hm… Mmmn…

La lengua recibió los dedos lamiéndolos. El movimiento de la lengua era extraño, vio como los ojos lo miraban con lujuria y Tetsuo llegó hasta la garganta que desconocía. A medida que la lengua iba humedeciendo sus dedos, la garganta de Youji los tragaba. Tetsuo arrastró su lengua por el pecho expuesto, gracias a la dedicación de la boca de Youji.

— Ha… Ah…

Una pequeña satisfacción nació en él cuando escuchó esa voz de sorpresa, volvió sus labios hacia la clavícula. Clavó sus dientes en el hueso suavemente y el cuerpo de Youji se estremeció.

— Ughm…

Sus dientes rodearon la protuberancia de su pecho y el cuerpo delgado saltó ante el contacto. Su lengua violentamente rodó sobre la protuberancia y la aplastó, cuando la jaló con los dientes, sus dedos dentro de la boca de Youji fueron mordidos. Alzó la mirada mientras aún seguía jugando con su pecho. Sus miradas se encontraron, los ojos de Youji estaban exudando lujuria. A pesar de que en ese momento estaba siendo devorado, en sus ojos también albergaba la luz de un depredador hambriento.  Con esa mirada, su piel se erizó. La expresión del rostro de Youji se nubló y comenzó a chupar los dedos de Tetsuo.

— Ugh…Mnm…

Los dulces gemidos fueron revelados por la nariz por haber sido aplacados, la conciencia débil poco a poco se va esfumando. La técnica de Youji no tenía puntos destacables, sin embargo, lo excitó furiosamente. Se mareó por imaginarse estar dentro de esa boca.

Maldijo sus verdaderas intenciones y desabrochó el cinturón de Youji. Por encima de la ropa podía verse la tensión del deseo de Youji, en se momento Tetsuo le preguntó:

— ¿No vas… a resistirte?

Le susurró al oído y retiró sus dedos de la boca de Youji. La bocanada de aire que tomó Youji con satisfacción se reflejó en su mirada a Tetsuo.

—¿Resis…tir?

Su expresión fue tan indefensa, que se sentía como si se estuviera metiendo con un niño. Con el dedo mojado en saliva, bajó a pellizcar la protuberancia. Con ese pequeño estímulo, Youji gimió y alzó el cuello

— ¿No te desagrada?

Bajó la ropa interior y tocó el fondo de sus piernas. Youji se sacudió y sus ojos se nublaron.

— Ugh… Hmm…. Ah.

— Te desagrada ¿No es así?

— Ah… uh… ha…

Ante inquietante sensación, lo sometió a la pregunta bajo sus caricias. Youji solo sacudió su cabeza y gimió en voz alta. Youji rodeó la espalda de Tetsuo con sus dos brazos y lo abrazó fuertemente, esa fue su respuesta. Tetsuo sonrió porque tomó ello como si le estuviera diciendo que no preguntara cosas de mal gusto. El calor que provenía de la palma de la mano de Youji, acariciaba su espalda de arriba y hacia abajo y su blanco cuello se perló con sudor.

— Ugh… Ah… Ah…

Movió su cabeza hacia atrás y Tetsuo puso sus labios en la garganta, trazó con mordidas desde su barbilla hasta el lóbulo de su oreja. Siendo impulsado por la ola de placer, Youji poco a poco se va dejando ir. Ya Youji estaba llegando a su límite, sus muslos estaban temblando, justo un poco antes de ese momento, Tetsuo lo soltó.

Youji lo miró desconcertado por el abandono repentino. Le mostró cómo lamía su mano de sus fluidos corporales, haciendo que Youji se sonrojara. Estaba feliz, regresó su mano al cuerpo de Youji y hundió su húmedo dedo en la cavidad trasera.

En el momento del contacto, Youji perdió la respiración. El cuerpo que hasta hacia un momento se había relajado por el placer, se tensó fuertemente. Seguramente habría recordado aquella vez cuando fue cruel con él, ese era el precio que pagaba por sus errores, la vergüenza lo embargó.

El cuerpo de Youji estaba rígido, dejó caer sus labios para tratar de calmarlo. El seguir por su columna le trajo algo de sosiego al cuerpo de Youji y aprovechando eso, introdujo su dedo profundamente.

— …Uhmn… Hmm…

Mientras acariciaba su miembro tenso, lo tocaba ligeramente desde el interior. Con paciencia el interior poco a poco se fue relajando. Y a diferencia de la vez anterior, en esta ocasión no sintió ningún cuerpo extraño, ni tampoco sangraba. El poder asegurarse de eso lo hizo suspirar en alivio.

— Hmn…Ah.

Sacó su dedo cuando la voz comenzó a tener tonos angustiosos parecidos a la primera vez. Se hundió en las sábanas mientras trataba de respirar. Tomó las exhaustas caderas de Youji y las levantó empujando el calor de su pelvis. Youji jadeó por la sorpresa. Antes de que el reflejo de su resistencia lo alejara, rompió la barrera y entró en su cuerpo.

— Tsk… Ah…Ugh, ah.

Apretó las sábanas con todas sus fuerzas hasta que la piel quedó blanca. El cuerpo de Youji se tensaba rechazándolo, pero poco a poco Tetsuo fue ingresando su calor.

— ¡Ah!… ah…

Para que no dejar a la voz lastimera rechazarlo, decidió hundirse en un solo empujón hasta el fondo.  El llegar a ese lugar tan profundo le arrancó de su garganta unos jadeos. Mientras el cuerpo tenso se acostumbraba, sin moverse se abrazó a él. No quería hacerle daño, quería tratarlo con cuidado, que se sintiera bien. Al ser la primera vez que quería ser tan cuidadoso con una persona, estaba inusualmente nervioso.

Si fuera otra persona, el tomarse tanto tiempo para tomarla, le parecería algo problemático, pero se trataba de Youji. Se estaba familiarizando, acariciaba el cuerpo sin fuerzas. Pasó sus manos por el pecho de Youji y lo levantó. Al llegar a esa nueva profundidad, Youji se inclinó suavemente hacia atrás. Sus piernas fueron abiertas ampliamente y el deseo de forma codiciosa se fue empujando hacia arriba.

— No… ¡Ah!

Es voz quejumbrosa llegó a sus oídos, pero ya era imposible detenerse. Quería hacerlo llorar más, quería escuchar los gemidos que él causaba. Las incontables veces que comenzó a temblar y la dulzura con la que su voz se sacudía anunciaban la fiebre en su cuerpo inferior. La ondulación de las caderas era una invitación causada por el entrelazado de sus dedos en su centro.

— Ha… uhm…. ¡Ah! ha…

— …Sakiyama.

Llamó su nombre y mordió su oído. Youji tembló febrilmente y sacudió su cabeza. Sacudió muchas veces sus paredes internas con su congestión y el vaivén lo revolvía con envestidas que se repetían. Cuando llegó al punto donde no era profundo, pero sí adecuado, Youji se contorsionó.

— ¡¿?! ¡Ah!

Las contracciones en el lugar en el que se unían lo obligaba a mantenerse adentro. Él no entiende que acaba de pasar, pero Youji lo mira por encima del hombro con una expresión confusa pidiéndole respuestas.

Se preguntaba qué tipo de cara estaría haciendo en ese momento, pero pudo imaginárselo cuando en el rostro de Youji la timidez se hizo presente. Empujó la cadera mientras sostenía la base de su entrepierna y se dirigió hacia el mismo lugar.

— … ¡Ah!

Inconscientemente tomó el cuerpo que intentaba escapar y atacó con la punta una y otra vez el lugar débil del interior de Youji.

—… ¡Ah!… ¡Hmn!

Era visible como la voz de Youji se derretía por la intoxicación de su interior que lo hacía convulsionar. Toda esa respuesta que recibía la estaba provocando él, quería saber cuál era la cara de Youji ante esos estímulos. Quería ver todo lo que él producía con su toque.

Tetsuo lamió sus labios y repentinamente soltó su cuerpo, lo tomó de la pierna y lo volteó. La respiración de Youji se descontroló. No parecía entender qué estaba sucediendo y en ese estado, Tetsuo volvió a empujar su fiebre dentro suyo.

— Ah… ¡Ha!

Tetsuo fue recibido sin resistencia y se enfrentó al rostro de Youji, las lágrimas de placer rodaron por sus mejillas. La expresión no era de dolor y eso lo tranquilizó, más que hacía un momento el cuerpo de Youji estaba convulsionado violentamente.

— Hmm, Ughm… ¡Ah!

Ya el límite de Youji estaba cerca, los jadeos temblorosos lo decían. Retomó sus caricias para no quedarse atrás.

— ¡Ah! ¡Ahhhhh!

El cuerpo saltó y se quedó paralizado mientras apretaba fuertemente su interior. Un segundo después su abdomen fue mojado por los fluidos corporales de Youji.

—…ugh… ah…

Ese olor volvió a aparecer en ese momento, lo envolvió por completo y le temblaron las caderas. Definitivamente eso era más peligroso que cualquier droga, inconscientemente lamió sus labios. Todavía no estaba en el clímax y se enterró en lo más profundo, en lo hondo de ese calor deja ir su respiración.

— …ugh.

— ¡Hmm…!

En lo profundo de Youji, el calor se esparció. Hasta eso fue un estímulo y Youji gimió intermitentemente. Tetsuo cubrió a Youji y lo abrazó con los dos brazos. En respuesta, sintió como los brazos de Youji rodeaban su espalda.

Puso su rostro en el hombro de Youji y repitió la respiración superficial. Tenía sensación como los sentidos volvían a regresar a la parte inferior de su cuerpo. El que no fuera suficiente esa sensación de plenitud lo hizo querer llorar, sólo esperaba que Youji sintiera lo mismo en este momento. Lo abrazó con más fuerza y cerró los ojos como si estuviera orando.

El sudor comenzó a filtrarse entre sus cuerpos, Tetsuo liberó su cuerpo lentamente. Cuando salió del cuerpo de Youji, este incómodo soltó el aire. Su figura relajada dejándose ir inesperadamente se tensó.

— Ah…

Antes de que pudiera preguntar qué le estaba pasando, Youji se acurrucó. Recordó aquel momento de incomodidad y le abrió a la fuerza las piernas a Youji. Estaba resistiéndose con todas sus fuerzas, pero debido al acto que acaban de realizar la fuerza no era mucha.

— ¡Deten…!

En el lugar en el que Tetsuo había estado hacía un momento estaba estremeciéndose.

— ¡No! ¡Suéltame! No… ah… ¡Ah!

Youji ocultó su rostro entre sus brazos y gritó fuertemente. Su abdomen se estremeció y en un momento se relajó. Desde lo profundo de Youji las contracciones dieron a luz a un pedazo de carne. Ya había visto antes este suceso, ese pequeño pedazo de carne latía como si fuera corazón.

— …ugh.

Youji sucumbió ante la desesperación y se encogió entre las sábanas. El cuerpo que hasta hacía un momento había ardido en la sicalipsis, se enfrió en un momento. Tetsuo no lo quería ver así, pero él lo había expuesto a la fuerza incluso si se había resistido tanto. Pero sus sentimientos por Youji no cambiarían por eso. Ciertamente era una condición anormal, pero estaba más preocupado por el estado por su cuerpo, que asqueado. No importaba lo que Youji fuese, estaba bien, estaba convencido de eso.

Lo que había sido su culpa fue haberlo lastimado así. El arrepentimiento llegó a él y rodeó sus brazos suavemente sobre el cuerpo tembloroso. De todo corazón le pidió disculpas con el pensamiento.

Youji volteó a mirarlo tímidamente, Tetsuo lo abrazó con más fuerza para dejar ir la preocupación de su mirada. Lentamente, Youji se recostó en el pecho de Tetsuo, respiró profundamente y deslizó su mejilla hasta quedar en los latidos de su corazón. En el abrazó Youji levantó la mirada para verlo.

— …Así que fue Shironuma…

Ante la afirmación repentina, Tetsuo no supo que contestar. Youji sin esperar la respuesta, sonrió.

— Aquella vez en el tren, fuiste tú el que me sostuvo ¿Verdad?

Aquel día, la primera vez que sostuvo a Youji, ya lo recordaba. El que ese evento fuera mencionado lo paralizó. Ese día cuando se recostó en él, pensó en protegerlo, pensó en que había encontrado a su persona importante. Ahora estaban a la misma distancia que en esa ocasión, dentro de sus brazos, pero la diferencia es que ahora su espalda está presionada por los brazos de Youji.

 

***

Al día siguiente la escuela Komanami estaba cerrada por la celebración de su aniversario de fundación. Tetsuo estaba recostado en la cama, extendiendo su mano hacia el techo. «¿Eso no fue un sueño?», debido a que había visto el rostro de Youji, hoy, todo lo que sucedió ayer le hacía pensar que era un sueño, pero ayer sin duda alguna, sostuvo entre sus brazos e hizo suyo a Sakiyama Youji.

Y esta vez no fue sólo su cuerpo, sino que logró obtener su corazón. Cerró su mano para confirmar el tacto. Youji ayer se fue para su casa, la intensión era haberse quedado con él toda la noche, pero se preocupó de que tal vez no fue suficiente la atención y el cariño que le dio. Aunque era consciente que debería estar bien, también pensó que se había sobrepasado.

Estaba preocupado por su cuerpo y le dijo que debía acompañarlo hasta su casa, pero él lo rechazó con una sonrisa diciendo que estaba bien. Ante su inminente salida de la casa, el rostro de Youji parecía contrariado y se rascó su mejilla por la incomodidad.

«Más que la vergüenza o si se estaba sintiendo mal, quiero pensar que si se quedaba más tiempo aquí ya luego no querría irse». Esa era su expectativa y sólo lo pensó. Ya que si en verdad hubiese dicho algo así, separarse hubiese sido imposible y al final lo habría besado y tomado sin pensarlo.

De esa forma Youji le habría devuelto el beso, era consciente que ahora sí lo devolvería si lo tocaba, luego Tetsuo de alguna forma dejaría su cuerpo. Youji con las mejillas algo sonrojadas, le sonreiría hasta el punto de quemarle las retinas.

Quería confirmar lo que había pasado, pero se dio cuenta que no tenía ni su número ni su correo, decidió dejar el revuelo.

«No fue un sueño», tanto su tacto como su olor permanecía allí. Había cambiado las sábanas y el pedazo de carne que Youji «había dado a luz» todavía estaba en la cesta de la basura. Al final no podía entender por qué su cuerpo excretaba esas masas de carne, la próxima vez que hablara con Youji se lo preguntaría. Esta seguro que en esta ocasión podría hablar de muchas con Youji.

«Al fin lo encontré», tanto él como Youji había reconocido sus existencias. Hasta ahora, había existido una sensación de alienación que no podía explicar. Era cierto que experimentó la inquietud y la soledad pero ahora ya no estaba solo. El pensar que ahora podrían vivir los dos hizo que su pecho revoloteara.

Rodó por su cama pensando en que quería ver a Youji en ese mismo instante. Repentinamente, su celular que estaba en la almohada comenzó a sonar. Se preguntó quién sería hasta que vio la imagen.

«¿Quién es?» la dirección de correo era desconocida, pensó que era correo basura hasta que al abrir el mensaje había una imagen y un mensaje: «Estoy con You-chan en el colegio, si no vienes rápido, no me responsabilizo por lo que pueda pasar». Ese You-chan sin duda alguna debía ser Youji y sólo una persona podría llamarlo de esa forma tan ridícula, definitivamente era Okinaga Zenya.

No recordaba haberle dado su correo a Zenya, pero está completamente seguro que debía ser él. Realmente no debía tomarse un mensaje tan ambiguo en serio, pero también era probable que estuviera vengándose por aquella vez que intervino. Podía pensar en todas las posibilidades, pero si Youji estaba en peligro el miedo lo poseía. Cerró el celular y se levantó de la cama. En este momento era un poco más de las 4 de la tarde.

Publicado en Sweet Pool Novela, traducciones | Etiquetado , , | Deja un comentario

[Manga] Ookiku Furibakutte – Tomo 2 [Español]

Publicado en ookiku furikabutte, traducciones | Deja un comentario

[Cd drama] Tsukiuta- Ikebukuro Tsukineko monogatari – pista 2

portada

VER

Publicado en traducciones, Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

[Cd drama] Tsukiuta – Ikebukuro Tsukineko Monogatari pista 1 español

portada

VER

Publicado en traducciones, Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

[Información Importante]

Buenas y santas y muchas tantas.

Como bien saben estos días han sido de actualizaciones constantes y de un ritmo de trabajo algo frenético. Yo amo traducir y me hace muy feliz estar en todos estos proyectos, pero debo decir que va a haber un descanso (los más viejos en conocerme ya saben como soy), la cuestión es que estoy realizando un proyecto personal y quiero dedicarle todo el tiempo.

Estoy escribiendo e ilustrando un cuento infantil para publicarlo. Esto se traduce en que tengo muy poco tiempo para dedicarle a otra cosa. Espero puedan entenderme y que también puedan apoyarme si llega a interesarles este proyecto. Gracias por la atención prestada.

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

[Actualización] Oofuri capítulo 3 – Tomo 1 END

Buenas y santas y muchas tantas.

Capítulo de 3 de Oofuri y comenzamos tomo 2

LEER

 

Publicado en ookiku furikabutte, traducciones | Deja un comentario

[Actualización] Oni wa warauka- Hidesato Kimura- 6+7+ex

Buenas y santas y muchas tantas.

 

Les traigo la actualización que finaliza el proyecto de Oni wa warauka. Espero que lo hayan disfrutado y nos vemos en el siguiente proyecto.

 

Capítulo 6: DD//Online

Capítulo 7 + ex: DD // Online

Publicado en traducciones, Uncategorized | Etiquetado , , | 3 comentarios