[Actualización] Oni wa warauka 2-5 + Sweet Pool parte 6

Buenas y santas y muchas tantas.

Llegamos a nuestro esperado día, desgraciadamente no alcancé a cumplir mi promesa con Oni wa warauka porque no sabía que ya había salido tomo recopilatorio, así que vale, compré el tomo y cuando llegue termino de traducirlo. Mientras tanto disfruten de los capítulos que les traje:

Y la sorpresa es que este es el año fans de Oofuri, este año me voy a dedicar exclusivamente a traducir el manga. No voy a tocar ningún proyecto más (a parte de Sweet Pool que también lo quiero acabar). La cuestión es que las actualizaciones van a ser en dos formatos: subiré videos con la traducción y los subiré a algún portal de lectura online. Obviamente también estará para descargar, pero eso si será más esporádico, cuando tenga tomos completos.

Para más placer, la idea sacar un capítulo cada dos semanas, el día de actualización serían los domingos.

02-03.png

Capítulo 2

Capítulo 3

Capítulo 4

Capítulo 5

Sweet Pool Parte 6

 

Para aquellos que no les guste leer en el blog ‘cause lo que sea, les traigo esta nueva opción para leer todas las partes de corrido. Sigan y disfruten:

https://sweetpoolnovel.pressbooks.com/

Parte 5Parte 7

Después de haber cumplido con su suspensión, al día siguiente fue al colegio. La noche anterior Kamiya lo llamó para decirle: «a partir de mañana ven a la escuela». Al parecer lo habían tomado en consideración por su comportamiento habitual, igual se sentía aliviado de haber podido descansar un poco.

Mientras comía un pan en la terraza del edificio antiguo de la escuela, recordó sobre la situación que había pasado. Gracias a la arrogancia de Zenya era que lo había golpeado, y a partir de allí muchos rumores habían llegado a él desde por la mañana.

La velocidad con la que se resolvió la suspensión de Tetsuo, había sido porque nunca había dado problemas hasta ahora; gracias a que su contrincante era un chico problema, todo le interés se había volcado hacia Zenya.

Cuando entró en el salón, los rumores pararon de repente. Sus ojos se encontraron con los de Youji, o eso había parecido, era como si la existencia de Tetsuo fuera invisible y la mirada de Youji inmediatamente se desvió. Mirándolo en la amplia aula, le dio la impresión de que estaban más lejos comparados con ayer. Ya sabía que no podría volverse a acercar a Youji, por eso hubiese sido mejor haberle dicho más cosas ayer, pero después de la comida él se regresó confuso a su casa y no tuvo oportunidad de hablar más con él. No pudo disculparse.

Tetsuo suspiró mientras miraba el paisaje habitual que era la reja de la terraza, de repente se escuchó el crujido de la puerta trasera. Cuando se volteó a mirar quedo sorprendido por el ser que estaba parado allí.

«¿Sakiyama…?».

La luz se sol se reflejaba en su camisa, profusa y deslumbrantemente. Justo cuando sus ojos se encuentraron, Youji entrecierra sus ojos. Permanecen en silencio mientras Youji se acerca caminando lentamente. No supo cómo reaccionar ya que pensaba que nunca más se iba a acercar a él. En silencio Youji se paró al lado suyo, entonces extendió su mano y le mostró a Tetsuo un recipiente sellado.

— Esto.

Lo que mostró era el recipiente donde le había llevado el guiso el otro día.

—… Esto no es tuyo ¿verdad?

¿Qué tipo de pregunta estaba haciendo? se sintió muy avergonzado para responder. ¿Sería mejor decir que no era suyo o corroborarle que sí le pertenecía? Quería responderle como mejor le pareciera a Youji, pero como no sabía cuál era la respuesta que quería, le respondió honestamente.

— Sí es mío.

Al confirmar que eso le pertenecía a Tetsuo, Youji hizo una expresión incómoda. ¿Por qué? ¿Qué tipo de respuesta estaba esperando?

— ¿Por qué, lo llevaste a mi casa…?

Para qué lo preguntaba si cualquier cosa que dijera lo iba a hacer sentir mal. Si tal vez vivía solo, sus comidas serían mediocres; solo le estaba llevando provisiones. En vista de la situación en la que se encontraban, como no hubo ninguna respuesta; Youji parecía estar pensándolo muy concienzudamente.

Quería decirle que no le importaba si no lo había comido, se alegraba de que él lo hubiese recibido gracias a que no sabía que había sido él. Probablemente se había dado cuenta ayer, cuando comió la comida casera de su mamá. En ese momento descubrió que había sido él quien le había llevado esas provisiones. Tetsuo retomó su comida sin responderle debido a que se avergonzó de lo que iba a decir.

Youji se iba a devolver al salón así nada más, pero mostrando inseguridad, terminó por sentarse al lado de Tetsuo.

— ¿Qué es lo que pretendes? Lo digo, por todo.

Youji bajó la mirada quedándose observando fijamente el concreto. No estaba pretendiendo nada, se escuchó su suspiro en vez de su respuesta.

—… No te entiendo, para nada. Has visto muchas veces, las partes… extrañas de mí.

La palabra «extraño» revoloteó en su pensamiento. Era cierto, en estos últimos días había sido expuesto a varios tipos de situaciones, como el sangrado en su cuello; el sangrado que hacían fluir los pedazos de carne, pero él también era igual de extraño.

En un principio podía pensar racionalmente sobre ello, pero se convertía en una bestia con tan solo pararse al frente de Youji. Incluso si se preguntaba por qué demonios pasaba eso, no sabía la respuesta. No tenía tiempo de hacerse esas preguntas, sería incapaz de controlarse y terminaría tocandolo.

— Entonces, ¿Por qué…? —La voz de Youji tembló y bajó la mirada—. Si llegase a tener alguna enfermedad rara ¿No te sentirías asqueado?

Incluso si lo decía, no podía pensar en que fuera asqueroso. Lo único que pasaba por su mente era si Youji estaría bien, así que por más que intentar averiguarlo, el resultado sería hacer enojar a Youji.

— Además que pienso que eres gay, pero… incluso si así fuera, normalmente, no tendrías una pareja tan desagradable.

Youji sonrió ya que tenía un tono de burla hacia sí mismo. Aunque en realidad no es que Tetsuo fuera homosexual, en su vida solo había estado con Youji. Sin embargo, tampoco podía decir que él hubiese sido proactivo a la hora de estar con una mujer. No era que odiara el sexo, pero el tratamiento que requería después implicaba muchas cosas. La relación con su pareja estaba conectada a la relación de Tetsuo con su cuerpo.

La primera vez que sintió la necesidad de hacerlo fue con Youji. Estaba confundido buscando la forma de poder transmitir esos pensamientos. Youji estaba cabizbajo.

— Yo… te tengo miedo.

Se sobresaltó apenas recibió esas palabras. Sabía que era lógico que fuera así por todo lo que le había hecho a Youji. Más que sentirse insultado, estaba atónito.

— No sé lo qué vas a hacer o qué estás pensando, por eso…

Después de decir eso, Youji guardó silencio. No sabía qué decirle para que Youji no pareciera deprimido, era patético que lo único que podía hacer era sentirse miserable. Sin saber qué hacer, con indecisión le extendió su comida favorita.

— Eh.

Youji miró atentamente el pan que apareció de repente frente suyo. Lo que le estaba ofreciendo, era el alimento más popular de la tienda escolar, el pan omu yakishoba. La única forma de conseguir ese pan es correr apenas termine la cuarta hora, que es justo cuando al vendedor de la tienda escolar le llega el surtido de pan, de otra forma el pan se acaba inmediatamente comienza el almuerzo. Aunque es más o menos difícil de comprar, su buen sabor justifica irlo a conseguir sin pensarlo. Desde que había ingresado al colegio le había interesado ese pan, ahora Tetsuo le extendía ese pan.

Si lograba que comiese, se pondría mejor y nada mejor que fuera con comida deliciosa. Lo más importante era que pudiese disfrutar la comida con alguien.

Youji con molestia no recibió el pan, devolviéndole el recipiente.

— Esto, te lo devuelvo.

Cuando empezó a decirlo se fue como si estuviera huyendo. Al parecer no le había interesado.

« ¿Así que este pan no fue suficiente?»

Seguramente a él le parecería mejor comer el guiso, al pensar eso Tetsuo abrió el empaque del pan omu yakisoba. De repente, se dio cuenta que estaba la billetera de Youji en el sitio donde antes estaba sentado; la recogió y Tetsuo también se levantó. Como no quedaba mucho tiempo del almuerzo, se fue comiendo el pan camino al salón de clases.

Apenas entró en el salón, de repente Youji se sentó es su respectivo asiento. Justo antes de eso, desvió la mirada de Tetsuo. Probablemente estaba preocupado porque le había rechazado el pan, se rió internamente dado a que no tenía razón para pensar eso.

Tetsuo le dejó la billetera encima del escritorio de Youji, no tenía ninguna intención de atacarlo pero Youji se puso a la defensiva.

— Mi…

— Se te ha caído hace un momento.

Youji se mordió los labios mientras miraba la billetera sobre su mesa. Verlo soportar su vergüenza en sus expresiones faciales, lo hacía parecer infantil. Como siempre su semblante se veía mal, no sabía a qué se debía su seriedad pero con esa expresión sí parecía corresponder a la edad que tenía.

Youji huía de la mirada de Tetsuo, por lo que bajó la mirada. En ese momento pudo ver su nuca y de nuevo el color rojo sangre se encontraba permeado allí como si fuera rocío.

«Ahí está de nuevo».

En el mismo lugar de siempre, un color rojo intenso estaba pegado allí. Frunció débilmente el ceño al darse cuenta que hacía tan solo un momento eso no estaba. Era ciertamente extraño ese mecanismo que tenía Youji de hacer aparecer y desaparecer esos moretones. En verdad era extraño. Mientras se preguntaba a qué se debería eso, el color rojo como si lo estuviera tentando, temblaba.

— ¡…!

En la punta de sus dedos tenía una sensación viscosa. Pensó que podían ser coágulos, pero estaba equivocado. Youji no parecía estar sintiendo dolor alguno proveniente de esa herida.

«¿Esto no es una herida? Entonces… ¿Qué es esto…?».

Quería corroborarlo un poco más, a lo que su dedo se deslizó de nuevo pero Youji lo rechazó enérgicamente. Cubrió la piel de su cuello y lo fulminó con la mirada.

— ¿Qué… te pasa?

— De nuevo, han aparecido.

— ¿Qué ha aparecido?…

Youji lo miró asombrado, se quedó sin palabras. Quitó la mano que estaba cubriendo su cuello y en su mirada se grabó la imagen de la palma de su mano manchada con sangre.

Tomó con delicadeza el dedo que tocó a Youji; en su mirada flotaba la calidez, cuando intentó tocar a Youji, una voz aguda lo interrumpió.

— ¡Suéltalo!

Esa voz aguda, rompió su momento de éxtasis. Contempló de donde procedía la voz; era Makoto, lo miraba como si él fuera el enemigo de su padre. Este se acercó dando grande zancadas, se interpuso entre los dos protegiendo a Youji.

— ¿No ves que a Youji le molesta? Vete de aquí.

Makoto le gruñía a Tetsuo mientras lo veía con ira. El chico que por lo general era alegre, ahora estaba gritando de forma perturbada; eso llamó la atención de los demás compañeros de clase, las miradas giraron en torno a ellos.

— ¡No lo toques tan familiarmente!

De repente, se plantó frente a él con una actitud beligerante, eso le hizo fruncir el ceño. Comenzaba poco a poco a sentirse irritado con la persona que se interpuso caprichosamente entre Youji y él, también lo terminó fulminando con la mirada.

Youji entró en pánico, sacudió su cabeza y comenzó a jalar del brazo a su amigo.

— Makoto, está bien.

Se enojó al ver con la amabilidad con la que trataba a Makoto. ¿Lo habría captado? Este alzó las cejas.

— ¿Qué te pasa? Poniendo esa cara.

— Makoto, cálmate. Ya está bien ¿vale? Ya la clase va a comenzar.

— Youji, ¡Dilo tú también! Si no te gusta, díselo en la cara.

Le molestaba mucho la calma de Youji, Makoto parecía un niño presionando con su impaciencia.

— Además, ¡Este tipo te ha tocado el cuello Youji…!

De forma irrespetuosa Makoto encaró su mano en la punta de la nariz de Tetsuo, este por reflejo la quitó. Debido a que lo atrapó con la guardia baja, Makoto perdió el equilibrio. En realidad no había sido un ataque violento, pero para Makoto fue suficiente para hacerlo enojar.

— Maldito… ¡Así que al fin lo has hecho bastardo!

Tan pronto como lo dijo, Makoto se lanzó hacia Tetsuo; lo agarró del cuello de la camisa y lo empujó con fuerza contra el escritorio. A su alrededor las sillas y los escritorios se cayeron, y se elevaron los gritos de la chicas.

— ¡Makoto! ¡Detente!

Supremamente asustado Youji se fue a enfrentarlo y agarró a Makoto del hombro. Cuando iba a interceptar el golpe, se abrió la puerta del salón.

— Oigan, están siendo muy ruidosos… ¡Pero, ¿Qué están haciendo?!

Quien ingresó al salón mientras daba su grito, era Kamiya. Corrió hacia ellos a toda prisa.

— Mita ¡Detente ya!

— ¡Cállese! ¡Suélteme!

En su estado frenético iba dar un golpe, pero Kamiya lo agarró y lo arrastró fuera de la clase.

 

***

 

— Con permiso.

Kamiya los había citado después de la escuela en el salón de química, justo cuando sacaba a Makoto a empujones del salón. Por la pelea que tuvieron en el almuerzo, Tetsuo, Makoto y Youji fueron regañados fuertemente. Makoto miró con furia a Tetsuo cuando tuvo que admitir su agresión.

— Ah, ¡Shironuma! ¿Cómo fuiste a hacer eso?

— ¡Mita! ¡Ya para, deja de provocarlo!

Desde su espalda escuchaba la amonestación, pero con indiferencia Makoto se encogió de hombros. De mala gana salió del salón mientras miraba fijamente a Tetsuo. Una vez salió de su campo de visión, Kamiya soltó un fuerte suspiro.

Cuando sus miradas se encontraron, Kamiya le dio una sonrisa amarga mientras le hacía señas. De mala gana se sentó en el escritorio de experimentos, al frente de Kamiya.

— Vale, siéntate.

Lo hizo tal y como le había dicho, Tetsuo examinó la cara de Kamiya. Al mirar detrás de los lentes hacía sus ojos, Kamiya se rió.

— Bueno, acerca de lo que pasó en el almuerzo.

Tetsuo inclinó ligeramente el cuello cuando el tema salió así. Por más que lo dijera, lo único que tenía para decir era que Makoto se había metido con él por qué sí, él no había hecho nada.

— Según Mita, tú estabas haciéndole cosas desagradables a Youji y que cuando él vio eso, le pareció que debía intervenir ¿Fue así?

Según él, no recordaba que estuviera molestando a Youji, pero seguro para Makoto, eso fue lo que pareció. En ese caso, no tenía caso hacer una réplica, por lo que permaneció callado. Kamiya se rascó la cabeza.

— Shironima ¿Hiciste algo que pudo haber sido malinterpretado?

Recordó las manchas rojas que flotaban en su cuello, como su mirada había bajado hacia la palma de su mano, y que de repente no había rastros de sangre. Youji parecía también sorprendido por el extraño fenómeno que sucedía con su cuerpo.

Él lo había tocado porque estaba preocupado, pero probablemente esa acción aumentó la ansiedad de Youji de forma innecesaria. Si se tenía en cuenta de esa forma, esas «cosas desagradables» sí le atañían.

Youji parecía estar aterrado de los fenómenos que le ocurrían a su cuerpo. En vez de cargar con eso solo, deberían pensar juntos sobre el asunto y de esa manera, él podría apoyarlo. De hecho, ¿Makoto sabría los problemas que tiene Youji? Por lo que se podía ver, al parecer no era así. Esto le dio una sensación de autosatisfacción producida por el deseo de monopolización.

— Oye Shironuma, si te quedas callado no voy a entender nada.

Tetsuo levantó la miranda cuando fue reprendido, Kamiya lo miró y suspiró.

— ¿O acaso fue Sakiyama el que hizo algo?

— Él no hizo nada.

 

Kamiya se sorprendió ante la respuesta inmediata de Tetsuo.

—… Él se metió entre nosotros arbitrariamente, solo fue eso.

Sería problemático que existiera un malentendido, por eso fue que respondió. Kamiya le sonrió ampliamente.

— Sí, Mita dijo lo mismo; que Sakiyama se metió por su cuenta, que realmente no había hecho nada.

Volviendo a como estaban hace un momento, no hubo más palabras. Kamiya se levantó el puente de las gafas, frunció las cejas al intentar decir algo.

— ¿O sea que fue un problema de diferencias de opinión?

— Sí señor. Lamento mucho haber causado alboroto en el salón de clases. Tendré más cuidado.

Tetsuo inclinó su cabeza un poco y Kamiya le dio una sonrisa cansada.

— Antes de alargar más el sermón, bueno, ya he confirmado lo que ha pasado en realidad; así que puedes irte, pero ¿…Tienes algo de tiempo?

— Sí.

Kamiya corrigió su postura y en el fondo de sus gafas podía verse como se estrechaban sus ojos.

— Shironima ¿Sabes que es un Myrmecoleon?

—… No.

«Myrmecoleon», masticó la palabra que tenía un sonido extraño, pero no recordaba haberla escuchado.

— Es un animal que en la parte superior es un león y en la parte inferior es una hormiga, salió del antiguo testamento… en teoría, un esperma de un león terminó en el huevo de una hormiga.

Al parecer, se estaba refiriendo a un animal mitológico. Se puso a pensar de qué tamaño habría nacido el animal, aunque eso no importaba en absoluto.

— Pero, el león es un mamífero y la hormiga un insecto ¿verdad? A pesar de que la clasificación indica que son seres distintos ¿Por qué no fue rechazado?

Tan pronto como hizo la pregunta, Kamiya sonrió

— En ese sentido, tan sólo esas dos criaturas son totalmente incompatibles.

— ¿Incompatibles?

— Los alimentos básicos de las hormigas no consisten en las carnes, ellas son herbívoras. Mientras como bien se sabe, los leones son carnívoros.

Si el león desea comer carne, la hormiga por su naturaleza no podría aceptarla. De la misma forma si la hormiga desea comer hierba, el león por su constitución no podría aceptarla. Si no puede regir este acuerdo ¿Cómo viven entonces?

No tuvo que hacer la pregunta, Kamiya en seguida siguió hablando.

— Es por eso que el Myrmecoleon está destinado a morir de hambre desde que nace.

—… ¿Con qué tipo de objetivo fue creado?

Su existencia era tan efímera, que daba tristeza. No había ninguna razón para su nacimiento, y tampoco su existencia era perdonada por ser una criatura horrible, entonces ¿Para qué nació? La pregunta que hizo Tetsuo hizo que Kamiya lo pensara seriamente.

— Hubo un error de traducción de la biblia del hebreo al griego, tal historia nunca existió.

Perdió el interés al saber que tal doctrina nunca existió.

— ¿Qué opinas al respecto, Shironuma?

— ¿Que qué opino?

— Sobre una criatura que es distinta a todas a su alrededor, que es incapaz de coexistir consigo misma ¿Qué piensas?

La pregunta despreocupada de Kamiya le hizo asentar un pesado sentimiento que se estableció en lo profundo de su pecho. La incomodidad se propagó y no pudo decir nada. Kamiya se rió de Shironuma, que estaba sumergido en su silencio dubitativo.

— Me pregunto si es león o la hormiga la que va a sobrevivir, después de todo como son existencias incompatibles una tiene que ganarle a la otra ¿no?

Ante tal inapropiada respuesta por parte de su profesor, Tetsuo lo miró asombrado.

—… Myrmecoleon es solo una ilusión, hace referencia a la sociedad competitiva.

Tetsuo no pudo entender la intención de esa historia, la conclusión de esa criatura y su tipo de ética. Desconocía qué tipo de expresión tendría en ese momento. Después de todo, esto también sería parte del sermón. En la mirada de Kamiya se vio un poco del interés que mostraba, pero le dio una respuesta ambigua.

— Y con esto termina mi historia, por cierto… ¿Ayer sí fueron a entregarte las copias?

—…Sí.

Ayer, inesperadamente llegó Youji a su casa y muy nervioso estuvo en su cuarto, pero no solo fue eso, sino que comieron juntos también. Pensó que se habían acercado más, pero cuando llegó la hora de irse, sintió que justo como antes Youji se alejaba de él. Todo ese evento parecía haber sucedido en un sueño.

— Shironuma.

— Sí.

Kamiya se bajó del escritorio, este tenía una expresión dócil, le dio una palmada en el hombro a Tetsuo.

— ¿Sabes? Yo creo que debo darles a todos mis estudiantes el mismo afecto.

—…Ya veo.

Se sintió confuso ante la repentina teatralidad de Kamiya.

— Así que, también quería transmitirte mi cariño, Shironuma. Ayer te peleaste también con alguien de tercero y acabas de volver de una suspensión ¿No?

Inconscientemente hizo una mueca al traer de vuelta las palabras desagradables de Zenya. Kamiya sacudió la cabeza y suspiró.

— Bueno, en esta ocasión no va a hacerse un gran revuelto con esto, pediste perdón por el error de la vez pasada, nadie te está culpando… o eso me gustaría decir, pero tu imagen pública desde entonces se ha vuelto un ejemplo negativo para tus compañeros.

Kamiya terminó su oración con una sonrisa y dio un  aplauso.

— Así que ahora vas a enseñarle a Sakiyama.

— Qué…

— ¿Por qué la réplica? Es el castigo que tienes que afrontar por tu comportamiento reciente.

Kamiya había estado a punto de reírse pero ahora, cambiaba repentinamente su expresión a una seria.

— Sakiyama tuvo que repetir el año por culpa de la recuperación de su enfermedad ¿Lo sabías?  Así que no es capaz de seguir muy bien las clases.

—… ¿Así que eso pasó?

— Sí, así fue—Kamiya asintió—. Los resultados de los exámenes del mes pasado fueron muy malos. Me gustaría mucho ayudarle a estudiar, pero eso no se puede. Así que—le golpeó el hombro a Tetsuo y sonrió—le pido al chico que constantemente está en la lista de los tres primeros de la clase, el más inteligente en ciencias y matemáticas que le ayude a estudiar a Sakiyama.

—…No, pero.

Frunció el ceño mientras trataba de explicarse. Para él no había problema en hacerlo, pero se preguntaba qué pensaría Youji al respecto. Cuando fue a su casa ayer, gracias a que estaba su mamá el ambiente estuvo tranquilo. Si fuera el Youji de siempre, no hubiese disimulado la prevención que siente hacia él.

— Es una buena oportunidad para profundizar su amistad ¿No crees?

Se preguntó si realmente eso sería así. No creía que por ayudarle a estudiar su distancia se redujera, pero aprovecharía la oportunidad ya que Kamiya lo proponía. Cuando Tetsuo aceptó, Kamiya sonrió muy ampliamente.

— Bueno, desde hoy vamos a probar haciendo eso. Ahora…, por favor llama a Sakiyama.

— Sí. Con permiso.

Se levantó y se fue del salón de química. A Kamiya se le había ocurrido tal idea porque no conocía a Youji. Se preguntaba si ese hombre iba a aceptar eso. Mientras regresaba al salón, comenzó a sentir una incomodidad pensando en la pregunta. Todavía había varios estudiantes en el camino. Cuando Tetsuo abrió la puerta, Youji levantó la cabeza.

— Sigues, al salón de química.

Youji mientras se mordía los labios, se levantó y salió apurado del salón. Para que sus miradas no se encontraran se quedó de espaldas mientras él se iba, suspiró un poco. Kamiya había dicho «desde hoy», pero como veía las cosas, iba a ser imposible que pudiesen estudiar tranquilamente los dos. Aunque sabiendo la debilidad para oponerse de Youji, seguramente aceptaría de malagana cuando Kamiya se lo dijera. Agarró su maleta y se dirigió al armario de los zapatos.

Pero en vez de ponerse sus zapatos, se quedó esperando a Youji en la entrada. Estaba mirando al cielo, hasta hacía un momento estaba soleado y poco a poco comenzó a llover. Había dicho que las probabilidades de lluvia era muy bajas, aun así Tetsuo había traído su paraguas. Su mamá le dijo que de seguro iba a llover y le obligó a llevar el paraguas. Al comienzo se resistió porque pensó que era imposible que lloviera con un día tan soleado, pero al final tenía razón.

Se preguntó si en este momento ella no estaría haciendo una cara de satisfacción, con derrota tomó su paraguas. La lluvia dejaba huellas en el asfalto y en un instante su color cambiaba. La temperatura comenzó a subir y el olor de la lluvia se puso más denso.

De repente, recordó cuando tocó a Youji durante la lluvía.

— Sakiyama…

Mientras lo tomaba en sus brazos su piel fría, el calor y el irresistible aroma dulce. Ahora que lo recordaba con calma, Youji si se había resistido, pero en ese momento no pudo pensar. Su razón estaba inutilizable, lo único que hizo fue sucumbir ante el impulso de acaparar integro todo el cuerpo de Youji.

No tenía idea que tuviera ese tipo de sentimientos, incluso ahora no lo entendía. No era algo que fuera racional, incluso si lo intentaba no estaba interesado en hacerlo; Sakiyama Youji era la excepción. Él desconocía que existiera esa «fiebre» en su interior.

«Después de todo, todavía no me he disculpado».

Había destruido a alguien importante para él. En aquella ocasión también se había ido sin pedirle disculpas. Había perdido todas sus oportunidades de resarcirse, era inevitable que lo odiara. Podía pensar como una buena oportunidad la petición hecha por Kamiya.

—… Lluvia.

Inesperadamente una voz se escuchó a su lado

«Sakiyama».

El hermoso perfil estaba viendo el cielo, Tetsuo le extendió el paraguas repentinamente.

—… ¿Eh?

Youji se volteó a mirarlo prevenido. Iba haciendo una comparación alternando su mirada entre Tetsuo y el paraguas. Se preguntaba si había recibido el mensaje de Kamiya acerca de su ayuda en los estudios.

Tetsuo lo comenzó a perseguir apurado, Youji apretó sus labios, tenía la cabeza baja mientras caminaba rápido, pero cuando llegó a la puerta redujo la velocidad. Terminaron caminando a la par hasta la estación, allí de repente habló.

—… Estabas, preparado para esto.

No sabía de qué estaba hablando hasta que se dio cuenta que se refería al paraguas.

— Fue mi mamá.

— Ya veo.

Después de decir eso, Youji volvió a quedarse callado. Se combinó el olor de la lluvia con el de Youji. Cuando estaban en una situación similar, él se mostraba prevenido, pero ahora estaba tranquilo porque no se le despertó ese impulso brutal de aquella vez anterior. Solo tenía ganas de protegerlo, eso fue lo que sintió. Era algo totalmente opuesto a lo del otro día, lo de ahora era un deseo distinto.

— Kamiya…

— ¿Sí?

Sus ojos enmarcados en esas largas pestañas se voltearon a mirarlo.

— Kamiya me pidió que te ayudara a estudiar.

—… sí.

— ¿Está bien?

Ante sus palabras Youji se quedó en silencio. Su cara que tenía una expresión un poco molesta se volvió una sonrisa, él no tenía la intención de ofenderlo para que no acabar con estado de ánimo tranquilo. Justo cuando iba a decirle que tal vez era mejor hacer un seguimiento en vez de las tutorías, el teléfono sonó. El artífice de esa llamada era el gerente de su trabajo a medio tiempo.

Youji parecía estar interesado, por el momento iba a contestar la llamada. El domingo no tenía que trabajar, así que llamó para ver si podía ayudar. Como no tenía nada por hacer, aceptó y luego le colgó. Por alguna razón Youji lo miraba asombrado.

— ¿Era el Sensei?

Cuando termino de hablar, la mirada de Youji bajó y como si estuviera huyendo, se puso adelante.

— No, era del trabajo.

— ¿Trabajo?

Él solo repitió lo que había dicho para interrogarlo.

— Me pidieron que los ayudara.

— ¿Qué, tipo de trabajo?

Bartender, me pidieron que les ayudara ahora.

Youji estaba pensando mucho la respuesta que acabada de darle, por alguna razón no parecía convencido de lo que había dicho. Youji estaba examinando sus expresiones

—  ¿Y no les importa tu edad?

— Sí, algo así.

A pesar de ser una tienda que distribuía alcohol, hasta las diez de la noche era posible trabajar allí incluso siendo un menor de 18.  Hace tiempo, él salía a divertirse de vez en cuando y llegó a conocer varios amigos nocturnos.

El gerente fue uno de esos amigos. Era un hombre que no le veía problema ser amigos de alguien menor como Tetsuo. Recién entró a la preparatoria, cambió pero, de vez en cuando el gerente le día ayuda.

— ¿Por qué trabajar como bartender?

— Porque sí, de hecho el gerente fue el que me lo pidió.

— Ya veo.

Youji respondió asertivamente como si estuviera interesado en lo que Tetsuo estaba diciendo.

Este lo invitó a que lo intentara, así que él lo hizo; por eso incluso si ahora tenía otro tipo de responsabilidades, no se oponía, pensaba que era mejor seguir. Definitivamente le faltaba determinación para hacer algo por sí mismo; no recordaba que tuviese algo preciado en su vida.

La única persona que deseaba con toda su alma era a Sakiyama Youji. Por alguna razón Tetsuo comenzó a sentirse nervioso y le dio la espalda a Youji. Este se ponía alerta cuando tenía que enfrentarlo, esos ojos, poco a poco comenzó a sentir como se dirigían a su persona.

—… ¿Qué pasó?

Era como una conversación tonta que se tienen entre amigos, el ambiente estaba tranquilo. Se preguntó si era un buen momento para decirlo ahora, Tetsuo estaba tensionado; terminó hablando.

— Respecto a lo de la otra vez… lamento haber sido tan violento.

Youji abrió los ojos de par en par y no dijo nada. Ante su mirada intensa, Youji desvió su campo de visión. No parecía estar enojado; al traer ese tema de nuevo a colación estaba preparado para que le gritara, pero Youji no dijo nada.

En compensación de que no dijera que lo perdonara, no salió corriendo. Como no tenía el valor para preguntarle qué estaba pensando, Tetsuo cambió el tema. Se convenció a sí mismo de que o había sido rechazado y se alivió por eso.

— ¿Qué vas a hacer, con los estudios?

—… sí.

La mirada de Youji lentamente se posó en Tetsuo.

— Hoy ¿Vienes a mi casa?

— Qué…

Siempre que miraba a Youji en la escuela, este estaba extremadamente alerta; esto despertaba el interés de la gente, así que habían muchos obstáculos.

Cuando había ido a su casa se había relajado más o menos, por eso quiso invitarlo pero después de todo, había sido muy repentino. Ya que había traído esa historia, otro tipo de prevención había sido despertada en Youji, al punto que no contestó la pregunta. Como no quería forzarlo, terminó por decir que mejor lo dejaran por hoy y Youji terminó por asentir.

Anuncios

Acerca de nataliaclow

Traductora aficionada de mangas y novelas desde el japonés. Los proyectos que más me interesa terminar son Sweet Pool y Ookiku Furikabutte. Espero especializarme sólo en novelas BL en el futuro.
Esta entrada fue publicada en Sweet Pool Novela, traducciones, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a [Actualización] Oni wa warauka 2-5 + Sweet Pool parte 6

  1. Dulce dijo:

    Waaaa!!! Gracias gracias gracias, fue muy hermosos💜💜💜💜, valoró todo lo que haces para traducir esta novela, esperare con ansias la continuación, muy buen trabajo. Besos y abrazos.

  2. licerdrow dijo:

    Muchas gracias por la actualización de Oni wa warauka, va super adelantada, tanto que me sorprendí, ya que por cuestiones de la u hace siglos no leía manga, en verdad que te lo agradezco muchísimo, ese manga me engancho desde el primer capítulo 🙂

  3. R0louch dijo:

    Gracias por la actualización ♡
    ¿El manga “Oni wa warauka” aún no termina verdad?

    • nataliaclow dijo:

      Hola, el manga ya se acabó y yo ya compré el tomo para traducir lo que falta, pero ahora estoy muy ocupaday no puedo traducir.

      Cuando me desocupe me pongo con toda a traducir.

  4. kiaska dijo:

    Necesito mas de la Novela de Sweet Pool!!!!!!!!
    es mi juego BL favorito y la novela es hermosa me encanta tener la perspectiva de Tetsuo como percibe cada situación, lo adoro x.x
    necesito mas actualización!

  5. luka dijo:

    plz sigue actualizando T-T se que no es fácil y es algunas veces un coñazo pero……. es que amo tanto esta pareja que se me es imposible no rogar por otro cap mas! >.<"

  6. tsukiiarce dijo:

    me encanta gracias.

  7. tsukiiarce dijo:

    necesito mass por fa natalia sama….

  8. Sofia dijo:

    hola!!! haa solo quiero decirte que valoro mucho la traduccion que haces de mi juego favorito sweet pool, en serio que eres genial!!, aunque duele la espera de los capitulos, espero que continuas traduciendo por favor, me encanta Sweet pool, amo a Youji, amo a Tetsuo, te amo a ti, espero que no demores mucho, sigue sigue!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s