Sweet Pool Parte 4

Sweet  Pool Parte 3 —

Parte 4

***

Es probable que Youji haya faltado de nuevo a la escuela, Tetsuo se encontró preso en ese tipo de miedos absurdos. Al día siguiente Youji había ido a la escuela y tenía una cara pálida como de costumbre. Tetsuo no tenía oportunidad de quejarse ni una sola vez ¿Estaría enojado? ¿Estaría asustado? ¿No estaría interesado en él? Pero,  no fue capaz de leer el semblante de Youji. Entre ellos había una gran distancia, no tenía idea qué decirle. Su actitud mostraba que se le estaba enfrentando y no iba a hablar con él, pero con el resto estaba bien.

Le decepcionaba recordar parecía mentira que le otro día hubiesen podido hablar un poco. Al final del día no intercambiaron ni una sola palabra.  Suspiró frente de un alejado armario de zapatos y se dirigió a la puerta de la escuela.

«A propósito ¿Qué tipo de enfermedad será esa del trozo de carne que dejó caer en el receso…?».

Había asistido a la escuela desde por la mañana, por lo que se preguntaba si no había ido al hospital, o quizás hubiese ido ayer. Quería preguntarle, pero se daba cuenta que la respuesta era que Youji por completo lo rechazaba. Estaría bien que lo ignorara mientras tratara de hablarle, pero no sabría qué hacer si hacía un una cara a punto de llorar cómo la de ayer.

No podía entender a un hombre como Sakiyama Youji, hasta ayer estaban bien con estar cerca y hoy no parecía posible que pudiese tocarlo, ese hecho hacía que su corazón se quemara en pedazos.

«Hasta este momento ¿Qué he hecho cuando tengo a alguien al lado?»

Él no sabía que era alguien muy distante debido a que de forma perentoria nunca deseó estar con alguien, por lo que dicho una vez esto, le frustraba que no tuviera una buena sincronización para retirarse.

Mantuvo su mirada en la mano que aún parecía arder ante lo que quedaba del calor de la piel de Youji y por supuesto, de su tacto. Deglutió un montón de sentimientos que quería describir y levantó su vista. Iba caminando hacia la estación y enfrente de ella vio un auto negro. Le dio un mal presentimiento ver que era el mismo modelo de auto que se estaciona en la puerta de la escuela y que ahora está por alguna razón discretamente aparcado en un callejón, de forma tal que desde la calle principal no se pudiese ver y a su lado estaba parado un hombre alto.

Debido a las gafas de sol que llevaba no podía ver su apariencia, pero esa cicatriz que corría por su rostro se le hacía conocida. Sin duda alguna, debía ser el familiar que siempre recogía a Okinaga Zenya. El traje que llevaba no era uno respetable, por lo que se aumentó su aura de intimidación.

— Oiga.

En el momento que pasó por el frente, una voz grave lo llamó para que se detuviera. Tetsuo paró su marcha y se volteó hacia el hombre.

— ¿Qué necesita?

Así como se les hace a los perros o a los gatos, el hombre lo llamó con el dedo. Quería evitarse problemas y el ponerse a hacer un escándalo en ese lugar sería un inconveniente, así que al final accedió a acercarse. Ya mirándolo de cerca, en comparación con él, sus miradas no estaban muy distantes, pero a causa de su presencia intimidante se veía más grande.

— ¿Pasa… algo?

Su naturaleza era diferente a la de Zenya, un par de ojos agudos como los de un ave de rapiña se mantenían concentrados en él. Era difícil leer su expresión con las gafas de sol puestas. No tenía ningún asunto pendiente con él, así que en el momento que intentó irse, sin previo aviso voló el puño del hombre sobre él.

—… ¡Tsk!

Casi justo a tiempo se cubrió con su brazo, pero el impacto fue suficiente debido a la mano pesada del hombre. De forma muy rápida Tetsuo tomó distancia del hombre en medio del golpe. Este lo miró sutilmente con asombro por el hecho que inesperadamente Tetsuo se hubiese defendido.

No recordaba ser golpeado por un hombre que casi no conocía, Tetsuo retrocedía poco a poco dándole una mirada fija a su contrincante. Se sorprendió que su verdadera intención hubiese sido meterlo en el callejón en vez de la calle principal.

— ¡Usted… ¿Qué demonios…? ¡Ugh!

En el momento que salió la pregunta de su boca, el hombre inmediatamente redujo la distancia entre ellos. En esa ocasión no hubo tiempo para evitar el ataque frontal, sintió el hueso del puño de su contrincante en su pómulo. Perdiendo en esa brecha de tiempo el equilibrio y quedando desorientado.

—… ¡Ugh!

Tenía confianza debido a sus propias experiencias a las que se había acostumbrado, ese hombre se notaba que era un experto con respecto a la violencia, debido a que sus ataques no dudaban ni pausaban en ningún momento. Era diferente de las riñas o de las artes marciales, sin duda alguna estaba apuntado a los puntos vitales.

Si se quedaba pensando deliberadamente cuál sería su objetivo, sería lastimado. Antes de que su contrincante pudiese ponerse a la defensiva, fue a contraatacar. Sin que el hombre se diera cuenta de la acción, Tetsuo torció su cuerpo de forma tal que con su codo golpeara la cara de este. Pensó que le había dado de lleno, pero sólo le había rozado con la punta de la extremidad la barbilla. Leyendo la trayectoria del codo, el hombre de esa manera quedó a la espalda de Tetsuo.

En el momento que pensó «mierda», sintió un golpe en su cuello. La parte posterior de sus ojos se puso blanca  y sus rodillas cedieron por no poderlo aguantar.

—… Perdón.

Desde lo alto, más que el desbalance del sitió, fueron las palabras bastante crueles las que lo hicieron caer. Lo hizo sentir frustrado la irregularidad de su respiración.

— Ugh…

Mientras Tetsuo acomodaba sus rodillas, el hombre hundió la punta de su pie en la boca del estómago de él. Al mismo tiempo que exhaló, regurgitó jugos gástricos, haciéndose presente ese malestar.

—…urh…

Con su pierna, lo volcó completamente. Al hombre que se mostraba superior lo golpeó en la cara. El sentimiento de malestar que recordaba con esos golpes, le hacía entender que desde el comienzo no hubo misericordia, por el contrario, todos los ataques iban dirigidos a destruir los puntos vitales.

«Pareciera que el objetivo de su ataque fuera sólo provocar heridas externas».

Hasta ahora había pensado que no podía leer sus expresiones, pero más que no poderlas leer, entendió que ese hombre había matado todas sus emociones para que no se pudiesen descifrar. ¿Eso quiere decir que este ataque no es su verdadera intención?, esa pregunta pasó por su mente. El puño del hombre impactó en su barbilla y cuando sintió el impacto, de forma natural perdió la consciencia.

***

Hay un… dulce aroma. Era un olor delicioso que le hacía derretirse y hacer sacudir todos sus nervios. Para comprobar la procedencia de esto, su cuerpo no se movió, como si estuviera dentro de un sueño tuvo una extraña sensación. A pesar de haber recobrado la consciencia, el olor se hacía más y más fuerte,  no obstante sus fosas nasales no se llenaban de esta fragancia, era más bien como si se derritiera penetrando su piel, como un cambio en el aire que se hacía más cálido.

Inesperadamente, una cosa cubrió su cuerpo y luego sintió algo cálido que le tocaba la mejilla. Un dolor sordo corrió cuando respiró involuntariamente y aquel calor de su mejilla tembló prevenido.

«… ¿Qué… quién es?»

Alguien, estaba tocándolo. Notó que cada vez que ese calor lo tocaba, el aire dulce se hacía mucho más denso. El dedo de su compañero tocaba la herida de su mejilla, como si estuviera jugando con su piel dejándola lisa, entonces lentamente tocó sus labios.

Su dedo delineó la forma de sus labios haciéndole cosquilla y fue penetrando su cavidad bucal. Cuando la punta de su lengua fue acariciada por aquellos dedos, su sabor fue parecido al de olor de antes. El centro de su cuerpo tiembla como esa sensación de embriaguez que es dada por un fuerte licor. Quería más, inconscientemente comenzó a cazarle y los dedos escaparon inútilmente. En el instante que iba a ganar tiempo con su boca, esta fue bloqueada por el toque de unos labios suaves.

«Dulce».

Al mismo tiempo en el que sintió eso, Tetsuo abrió los ojos inmediatamente. Estaba en una habitación oscura y justo frente a sus ojos había un rostro familiar.

« ¿Sakiyama?».

— Mmn…

Youji tenía los ojos cerrados y superponía sus labios sobre los de Tetsuo.

«Espera un momento… ¿Qué diablos está pasando aquí?».

Se acordaba hasta el momento en el que el familiar de Zenya lo golpeó, probablemente después de eso fue arrojado a este lugar.

« ¿En dónde… estoy?».

Parecía ser un depósito. A sus pies había una silla de tubos, casualmente podía ver una pila de cajas de cartón. Encima de una larga mesa había sido dejado un televisor que reflejaba una tormenta de arena por medio de sus tubos de rayos catódicos, su luz brillaba débilmente dentro de la habitación.

Había una fragancia, diferente a la del incienso y un poco distinta al olor dulce de antes. ¿Por qué Youji estaría allí? ¿Por qué estaba también él involucrado? Y por último ¿Por qué Youji estaba superponiendo sus labios a los suyos? Todas esas preguntas que fueron surgiendo, se derritieron de forma cremosa en el momento que la punta de la lengua de Youji tocó sus labios.

Se suponía que se había despertado, pero de nuevo sus ojos fueron deslumbrados. Su cuerpo poco a poco fue poniéndose febril, y el pensamiento de querer tocar a Youji fue expuesto.

—… ¿Ugh?

Le atrapó por la muñeca, y como si se hubiese despertado de un sueño abrió los ojos muy bien. Con pánico se soltó de Tetsuo y este lo presionó por detrás cuando intentó escapar.

—Dete…

Dentro de sus brazos, la constitución delgada estaba temblando por la sorpresa. Era costumbre que debido al pánico se espantara, pero notó que de los labios de Youji se desbordaba una respiración ardiente. Parecía que era la respuesta a una caricia, cosa que no correspondía a la naturaleza de  Youji y eso hizo que Tetsuo emitiera un sonido.

«¿Qué cara, estará haciendo?».

Mientras recordaba ligeramente su nerviosismo, Tetsuo lo tomó por detrás de la barbilla y la mirada fija que le regaló Youji fue una mucho menos agresiva. Siempre esas pupilas estaban atentas ante la naturaleza de las cosas que no entendía, pero en ese momento estaban mojadas como si se hubiesen derretido sus emociones. Hoy ni una sola vez lo había vuelto a ver, pero en ese momento sus pupilas se humedecieron y estaban dirigidas directamente a él mientras temblaban violentamente.

Parecía que sus ojos tuviesen la expresión de haberse abandonado al placer y que aquel razonamiento por el que se encontraban unidos, peligrosamente se desaparecía siendo freído.

Mientras lo sostenía por atrás, de forma violenta metió su mano dentro de la ropa interior de Youji, llegando así a sus miembros inferiores.

— Detent…

Mientras intenta decir «Detente», la voz de Youji se dispersó dulcemente. En el momento que aquel calor los tocó, aquella resistencia se parecía más a un juego. La garganta de Youji temblaba y su cuerpo se agitaba ante la adicción a las caricias.

— Mmn…

Al mover sus dedos, el cuerpo que estaba dentro de sus brazos temblaba nervioso, pero recibía sus caricias. Youji revelaba por medio de bramidos dulces que iba al encuentro del movimiento de la mano de Tetsuo.

Ante la coquetería de Youji, en algún momento se percató que sus partes inferiores también tenían fiebre, pero ante la impaciencia del toque, puso su respiración en orden. Fue consciente que había sido violento aquella vez que lo tocó en el baño y por eso hizo aquella cara llorosa. En esta ocasión con el fin de no asustarlo, con tal de no sorprenderlo, lo tocaría con precaución.

Youji para esconder su vergüenza, frunció el ceño y quebró su voz, pero no lo rechazaba. Eso lo tranquilizó e intensificó un poco el roce.

— ¡Ah…!

Youji opuso resistencia y las lágrimas comenzaron a fluir, en ese momento se acercó a su oreja  y le susurró.

— Quédate quieto.

—…Mn, uh.

No se rehusó. Cada vez que sus dedos lo envolvían, un aliento febril se elevaba.  Para poderlo soportar sus pestañas temblaban terriblemente lascivas y a pesar de querer hacerlo suavemente, también quería ser agresivo con él. Cada vez que su voz ronca llegaba a su aurícula, sentía como se le subía la sangre a la cabeza.

— Ah…mmn, Ugh.

Suspiró un poco y el cuerpo de Youji tembló. Poco después de que el delgado cuerpo se tensara, en la palma de su mano sintió como se empapaba con los fluidos corporales de Youji. Este quedó sin fuerzas y con una respiración superficial se quedó dormido.

—… ¿Sakiyama?

Aunque lo sacudió suavemente y lo llamó por su nombre, Youji no se despertó. Al parecer había perdido completamente la conciencia, casi al mismo tiempo reconoció que el olor dulce que lo había embriagado antes se había difuminado.

— ¡Guh!

Repentinamente, como si la anestesia hubiese expirado, tanto el cansancio como el dolor se acumularon en su cuerpo. Era parecido a que la gravedad hubiese aumentado, su cuerpo se hizo mucho más pesado. Tetsuo masculló. Comenzó su cabeza a ser fisurada por el dolor y en algún momento, él también perdió la consciencia.

***

Cuando se dio cuenta, estaba frente a su casa.  Levantó su cabeza molida por las heridas, que estaba recostaba en la pared de ladrillos. Mientras se  limpiaba la nube de polvo, miró al cielo y se dio cuenta que  todo estaba  a oscuras.

«¿Qué ha pasado?…  no ha sido, un sueño».

Se acordaba claramente hasta el momento que al regresar de la escuela un hombre le dio una paliza, pero luego de eso, no tenía la certeza que lo que había pasado fuese algo real.

«Si tan sólo tuviera las heridas, podría corroborarlo».

Ciertamente, cuando el hombre lo golpeó severamente, su cuerpo tenía contusiones y magulladuras, pero ahora casi no veía nada. Ya era consciente de que tenía una velocidad de curación anormal comparada con otras personas.  Hasta cierto punto, cuando estaba creciendo y se iba haciendo heridas, aprendió a ayudarse sólo con el fin de no preocupar a sus padres adoptivos,  no obstante en este momento reprochaba esa idiosincrasia. Ahora no le dolía nada y no quedaba ninguna herida, así que en realidad no tenía la certeza de haberse herido.

— …

Todavía tenía la sensación del roce de los labios de Youji. Era una sensación extraña, era como estar borracho o estar soñando.  Hasta ahora, de las veces que había bebido alcohol nunca se había emborrachado de esa forma, ni tampoco había calentado su cuerpo.

«Antes que nada, Sakiyama… estaba raro».

Por lo genera su rostro siempre era pálido y cada vez que se acercaba se ponía a la defensiva, pero en ese momento estaba sumiso cuando acercó su cuerpo. Le dolió el pecho cuando recordó de la forma dulce con la que sus ojos lo invitaban.

Se preguntaba por qué demonios terminaron los dos en ese tipo de situación, y algo que le preocupaba era lo extraño que resultó que Youji hubiese respondido a sus caricias. Tetsuo abrió y cerró su mano, luego suspiró.

«… ¿Acaso fue un sueño?»

Terminó por pensar que había soñado con su deseo. Tetsuo abrió la puerta de la casa.

— He llegado.

Repentinamente recibió el saludo dándole la bienvenida de parte de su madre. Al parecer su madre había terminado de comer y se asomó hacía la entrada dándole una sonrisa.

— Te has demorado, habías dicho que hoy no tenías que ir a trabajar. Por cierto ¿Y la comida? ¿Ya comiste?

—… No.

No tenía hambre, aun así negó con la cabeza. Su madre rió de repente.

— Debes tener hambre ¿verdad? Ya todo está listo así que pasa a comer… espera.

Desde el marco de la puerta dónde estaba parado, levantó la mirada y vio el rostro de su madre con una expresión perpleja. Ella frunció el ceño y puso su mano en el rostro de Tetsuo.

— ¿Qué pasó contigo? Mira esto.

—… ¿Qué?

— ¿Te pegaron? Mira estás sangrando.

Le tocó el borde de la boca y Tetsuo miró asombrado.

«Así que no fue un sueño después de todo».

Ante la falta de reacción de Tetsuo, su madre ladeó su cabeza en confusión.

— Bueno, bueno pero mira tu ropa, está toda polvorienta ¿Pero qué has estado haciendo?

Cuando estuvo en la bañera, lo primero que hizo fue pararse delante del espejo para comprobar las heridas. La herida había cicatrizado completamente, pero el borde  de la boca tenía sangre seca, lo tocó con su dedo y luego intentó lamerlo y al igual que los labios de Youji, sabía dulce.

***

A pesar de que ya no dudaba sobre si lo ocurrido había sido un sueño, se convenció completamente cuando al día siguiente al ir al colegio, vio a Youji. A primera vista parecía estar como siempre, pero en el borde de la manga en el blanco brazo, se veían los moretones.

Frente a él estaba el hombre quien le hizo daño y se revivió de forma inesperada todo lo sucedido.  Ayer estaba tan desesperado por tocar a Youji, que por su cabeza no pasó corroborar sin en el cuerpo de él había heridas. Tampoco había pensado que Youji al igual que él, había sido víctima de una golpiza.

Ese era el familiar de Zenya ¿Eso quiere decir que Zenya estaba implicado en lo sucedido ayer? ¿Con qué objetivo lo hizo?

Notó que lo estaban mirando y en ese momento Youji se paró frente a él con una cara lánguida.

— Para el descanso del almuerzo, ven a la azotea del viejo edificio…

Sin esperar una respuesta, Youji se devolvió inmediatamente a su puesto. Su expresión y reacción eran como siempre, y de nuevo se planteó que lo sucedido fue un sueño, pero el que se hubiese acercado de esa forma a hablarle hacía que fuera diferente a lo de siempre.

En el salón ya no se encontraba Youji así que al parecer se había ido primero. Tal y como se le había indicado Tetsuo se dirigió a la azotea del edificio viejo. Cuando abrió la puerta de la azotea, vio a Youji apoyado en la valla y mirando fijamente sus pies. Tenía una expresión de decepción como si estuviese esperando en vano. Le pareció un tanto adorable esa expresión en su cara.

Cuando se acercó, Youji levantó el rostro de inmediato. Tetsuo se paró a su lado y de la misma forma se recostó contra la valla. Después de que Youji lo explorara cuidadosamente con su mirada, de repente sus pupilas ardieron en ira y antes de que pudiera preguntar Youji habló.

— ¿Qué significa todo esto? Explícamelo.

— ¿De qué hablas?

No entendió el significado de la repentina pregunta, así que le devolvió su duda. Eso hizo que la ira de Youji aumentara, mordió su labio y con amargura miró a Tetsuo.

— Sobre lo de ayer.

Él también se preguntaba lo mismo, pero no se imaginaba que fuese a llegar a inquirir sobre eso, por lo que terminó sorprendido. Pensaba que Youji sabría algo, pero como no sabía nada ahora sólo se preguntaba ¿Qué demonios pasó?

Youji se volteó irritado al ver que Tetsuo se encerró en sus pensamientos.

—… Tú, ¿No estás conspirando junto con Okinaga?

«… ¿Cómo pudo siquiera pensar una idea así?».

Él estaba encima de Tetsuo cuando estaba dormido y le atacó con un beso ¿En qué momento se volvió él un instigador? Juntó sus labios en una línea al no entenderlo.

— Di algo.

La voz de Youji contenía su ira y abrió su boca sin saber qué hacer.

— Yo también.

No sabía qué decir para que Youji se sintiera convencido. Había pensado muchas cosas, pero él tampoco tenía idea de nada, así que no podía explicar algo que no sabía.

—… Yo tampoco entiendo nada. Repentinamente me golpearon y perdí el conocimiento.

— Mientes.

Youji en un instante miró a Tetsuo con repudio.

— ¿Estás bromeando? Mantén tus chanzas al límite.

Aunque dijera eso, en verdad no había más que ese hecho. Pero sin importar nada, Youji no parecía convencido.

— Niégalo si no es mentira. De todas formas, dime la verdad.

Pero si ya le había dicho la verdad, más allá de eso ¿Qué era lo que debía explicarle? De hecho era él el que quería preguntar. Si él preguntaba que si estaba involucrado con Zenya significaba ¿Acaso que él también se encontraba relacionado con él? ¿Con detalle cómo había terminado Youji en ese lugar? ¿Por qué… lo besó? ¿Por qué aceptó sumisamente sus caricias? Ya iba a preguntar, pero de repente el cuerpo de Youji retrocedió.

—… ¿Sakiyama?

Como si quisiera protegerse, Youji abrazó su estómago. Incluso su rostro pálido, perdió toda su sangre y quedó casi transparente. En el momento en el que intentó proponerle ir a la enfermería, Youji corrió como si hubiese sido repelido. Tetsuo lo agarró del brazo como acto de reflejo.

— Espera.

— ¡No me toques! …¡Suéltame!

Con una actitud supremamente amenazante, Youji sacudió su brazo. Le apreció sensual esa mirada que lo escudriñaba como queriéndose aguantar, sería encantado en un instante. En ese momento Youji aprovechó su oportunidad y salió huyendo de la azotea. Escuchó el sonido de sus pisadas bajando las escaleras. A medida que ese sonido se hacía más lejano, supo que había cometido un error de nuevo. Tetsuo suspiró profundamente.

***

A pesar de que Youji se había ido antes de la azotea, llegó después que él al salón de clases. No sabía a dónde se había ido durante el almuerzo, pero su aspecto era terrible. Cuando la clase terminó, al instante que dejó de mirar a Youji, este salió de salón de clases.

Todavía tenía cosas que preguntarle, pero no tenía intensión de forzarlo. Pensando en que mañana le preguntaría se dirigió al armario de los zapatos.

El cielo su puso nublado por larde, era probable que en ese momento se pusiese a llover. Debido a que en el programa del clima no dijeron que fuera a llover, muchos de los estudiantes no tenían paraguas y con un ritmo rápido se iban dirigiendo a sus casas. Tetsuo tampoco tenía paraguas, bajó las escaleras pensando en llegar a su casa antes de que lloviera.

«… ¿Qué pasa?»

De nuevo como el otro día, a los alrededores de los armarios para los zapatos estaba ruidoso. También se hartó de pensar de qué se trataba de nuevo de Zenya, pero contra todo pronóstico Zenya no se encontraba allí. El alboroto sería debido a que era fin de semana y eso agitaba a todo el mundo. Suspiró debido a la preocupación y se cambió los zapatos.

— Esa persona, también estuvo involucrada antes o algo así…

Cuando sus oídos captaron esas palabras, un escalofrió corrió por su espina dorsal. Tetsuo se volteó y las dos chicas que estaban charlando se encogieron.

— ¿De qué estaban hablando, hace un momento?

Pregunto en voz baja y una de las chicas tímidamente respondió.

— Bueno, es que el chico que estaba con Okinaga-san del tercer año… de nuevo se ha involucrado con él.

Sin duda alguna estaba hablando de Youji. Rechinó sus dientes de disgustó y Tetsuo tomó de brazo a la chica, su actitud amenazante fue convincente e hizo chillar a la estudiante.

— Entonces ¿Qué ocurrió?

— De, después, bueno, esa persona huyó corriendo y Zenya-san lo estaba persiguiendo…

Al escuchar hasta ahí, dio las gracias rápidamente y salió corriendo por la entrada principal. Comenzó a lloviznar, se suponía que iba a darse prisa en regresar a casa, pero ahora eso no importaba.   Pensando en que ya habían salido de la escuela, siguió corriendo. Ya cuando salió del colegio, vio el carro del familiar de Zenya como siempre estacionado. Era difícil pensar que Youji se hubiese ido por allí.

«Eso quiere decir, que tiene que salir por la puerta del servicio trasera».

Para llegar a la puerta del servicio, con toda seguridad debía pasar por el depósito de basura. Esperaba que fuera así y se fue hacia el depósito de basura corriendo. Unos metros antes, percibió la presencia de unas personas así que se detuvo.

«Ahí están, Sakiyama y…Zenya».

Estaban en la lluvia enfrentados, sin siquiera llevar un paraguas.  Se estaba preguntando qué demonios estarían hablando y cuando intento escuchar más claramente, el primero que abrió la boca fue Zenya.

— Sabes, estuve pensando mucho acerca de lo que pasó ayer.

Si está hablando de lo de ayer ¿Quiere decir que está involucrado en el incidente que nos hubiesen encerrado en esa habitación que parecía un depósito? Youji no le dice nada y eso hace que Zenya frunza el ceño. No era que sospechara de Youji, pero cuando vio su expresión se dio cuenta que probablemente él tampoco sabía nada.

— Así que sabes,  estuve pensando en eso. De casualidad, puede que en ese momento me hubiese equivocado.

—… ¿Equivocado?

Ante la voz interrogativa de Youji, Zenya encogió los hombros.

— Eso mismo, un error. Después de todo al final no es bueno que yo termine confiando en alguien.

¿De qué demonios está hablando?

—… Por eso.

Zenya cerró su boca herméticamente e hizo que Youji se quedara inmóvil.

— ¡Pensé que esta vez sería yo quien te investigara detenidamente!

Zenya con ambos brazos agarró a Youji por los hombros. Este hizo una mueca, pero por más que se resistía no podía soltar su agarre. Se estaba divirtiendo por ver a Youji luchar contra él tan desesperadamente. Zenya empezó a reírse con una voz potente de forma desproporcionada en ese lugar.

— ¿Sabes? Yo sé muchas cosas, como por ejemplo el pasado de Youji…

— Detente.

Se acercó por la espalda y tomó el brazo derecho del hombre que andaba riendo y le hizo voltear.

—… ¿Qué?

Zenya fue obligado a tomar una postura imposible, y lentamente se volteó regalándole una mirada de odio. Por encima del hombro pudo ver la cara aturdida de Youji.

—… Shironuma…

Para asegurarse de que estaba bien, Tetsuo cuando iba preguntar, Zenya agitó su brazo.

— ¡Suéltame!

Gritó Zenya y tomó distancia de Tetsuo.

—…Shironuma, Tetsuo…

Cuando lo escuchó llamarlo por su nombre en ese tono, se sintió terriblemente incómodo. Por lo general, él siempre se mantenía calmado, no hablaba mal, no tenía fluctuaciones emocionales, pero probablemente el único que había logrado ponerlo en ese estado de indignación era él. Para ser más preciso, cualquier cosa que estuviese relacionada con Sakiyama Youji, hacía que su mente se perturbara. No tenía ni idea a qué se debía eso, pero sabía que para su persona, Youji era alguien especial.

— ¿Por qué has venido aquí?…

Los ojos de Youji lo miraban con preocupación, que la expresión que le daba era una que buscase que lo protegiese, le hizo brotar una ira deliberada contra Zenya.

— No lo toques.

Su voz se puso ronca una vez proliferó sus palabras.

— No le toques de esa forma.

— ¿Qué…?

Los ojos de Zenya se desorbitaron y abrió la boca descuidadamente. La lluvia se puso más intensa. Era un sonido áspero que fastidiaba al oído, se parecía al sonido del televisor cuando estaban en la habitación de ayer.

— No le toques sin permiso.

Los ojos de Zenya se deslizaron hacia Youji mientras repetía esas palabras de Tetsuo.

— ¿Qué…? Diciendo, eso… ¿Estás declarando… que Youji es tuyo?

Es sus labios se creó una arco distorsionado, su cabeza colapsó y se alzó una risa extraña mientras movía sus hombros.

— Ja, jajaja, jajajajajajajajajaja ¡¿Qué demonios, Qué demonios?! ¿Qué demonios es eso?

Zenya levantó el rostro y gradualmente la ira se fue agrandando, extendió sus brazos e inclinó su cabeza hacia un lado.

— ¿Estás bromeando? Para de una vez. Haciéndote el engreído ¿Quién se supone que te pertenece? Sólo eres un maldito humano, en verdad…

Una vez había puesto su voz en un tono agudo y desafinado, hizo una pausa mientras su expresión se apagaba.

— Eres, un descarado.

Abrió bien su ojo derecho y este se retorció en la penumbra. Tetsuo le respondió mientras miraba a ese ojo directamente.

—… En ese caso ¿Qué puedes hacer tú? ¿Qué puedes hacer?

Desde que conoció a Youji siempre ha tenido una mala condición de salud, no comía mucho, era delgado y faltaba mucho a la escuela.

—… No bromees.

Zenya se sobresaltó con sus deliberadas palabras.

— ¿Por qué, te estás dando esos aires de importancia? ¿Acaso tú, eres importante? ¿Que qué puedo hacer dices? ¿El qué?… Eso mismo pregunto yo ¿Qué puedes hacer tú?

Tetsuo contuvo la respiración al ser golpeado por las palabras distorsionadas de Zenya. No tuvo nada para refutar lo que había dicho, Zenya sabía que él no podía contrariarlo, porque conocía la frustración que él tenía.

— Además ¿Qué? ¿Qué pasa contigo?

Como si le estuviera lamiendo, la mirada sospechosa se arrastraba por su piel, eso le hizo erizarse.

— ¡No entiendo nada en absoluto! ¡Yo odio a la gente como tú! Siempre andas merodeando a los alrededores de Youji.

Mientras mantenía la mitad de su sonrisa, la voz de Zenya propagaba su ira.

— Entonces ¿Qué puedes hacer? ¡Responde! ¿Ja? Responde inmediatamente.

Mientras hablaba exaltadamente Zenya se indignó.

— Si no tienes nada para decir entonces ¡Desaparece, inmediatamente!

El brazo de Zenya se estiró hasta casi atraparlo. Realmente parecía que debía luchar contra Zenya. En esta ocasión pelearía, hasta desmayarse.  Estaba preparado para todo, pero al momento de pelear el cuerpo de Zenya estaba rígido. Miró sorprendido como agarraba su garganta como si aguantara algo.

— ¿Qué pasa…?

Echó un vistazo a Youji y vio como él tampoco comprendía qué estaba sucediendo.

—… Ugh.

Gimió un poco, Zenya retrocedió de paso en paso. Su respiración era amarga y su ojo se desorbitó.

— ¿Zenya?

Su cuerpo temblaba como si estuviera enfermo y Zenya sacudía la cabeza.

— Ugh, ahhhh.

Repentinamente Zenya lanzó un gritó que tensó su garganta.  Empezó a inspirar y a expirar de forma superficial, parecía como si su cuerpo hubiese sufrido una herida. Se dirigió corriendo hacia la entrada con un paso incierto. Dentro de la lluvia, la voz agónica junto con Zenya desapareció.

« ¿Qué, ha pasado?».

Antes de que Zenya tuviera ese episodio de dolor, no hubo oportunidad de aprovecharse de él, por supuesto que ni Youji ni Tetsuo habían hecho algún truco contra él.  Sin tener claro qué era lo que estaba ocurriendo, sorprendidos vieron cómo se fue y lo que llegó a sus oídos fue el sonido de las campanas. Era «la puesta del sol», pero se le hacía familiar esa melodía, esta resonaba terriblemente en sus oídos.

— ¿Qué, pasó?

Inesperadamente tuvo en lo profundo de su cuerpo una sensación ardiente. ¿Qué era, eso? Se dio cuenta de la presencia de unas brazas que comenzaron a arder. Nunca antes había sido atacado por una sensación como esa, eso lo sorprendió.  Youji estaba yéndose aprovechando la estimación del tiempo. Cuando sus miradas chocaron, al mismo tiempo su cuerpo ardió mucho más. Le susurró aquel fuego ardiente, que si deseaba tanto a Youji, que lo atrapara con sus manos.

— ¿Qué haces, aquí?

La voz de Youji le hizo cosquillas en su oído. Esta estaba llena de precaución y temblaba con preocupación, le invitó a tocar la columna vertebrar de Tetsuo.  Había una sensación incómoda en su nuca, no podía calmarse. Podía escuchar los latidos del corazón cerca de ese lugar.

— Vi que estabas, hablando con Zenya.

— ¿Por qué, te molestaste en venir…?

Mientras Youji decía eso, ¿Por qué retrocedió un paso?  Justo como había sido sugerido, como si supiera que Youji quería escapar, Tetsuo se acercó a él con pasos largos. La mirada que recibió fue la una presa que tiene miedo. A pesar de que en su mente sabía que era patético, pero en su cabeza sólo estaba la idea de devorarlo completamente y sucumbió ante su deseo. «Me tiene miedo», eso lo sabía muy bien, pero no ocurrió nada que pudiese desvanecer su error.

La presa se escapaba, en ese caso, antes de que huyera debía devorarla, se dejó llevar por ese tipo de reflexiones instintivas.

— ¡Ah…!

Evitando que escapara, disminuyó la distancia aprisionando a Youji contra la pared tomándolo por su delgado brazo. Tetsuo estaba sobre Youji como si lo estuviera crucificando.

— ¡Detente! ¡Shironuma!

Para silenciar la voz temblorosa, colocó sus labios en su nuca mojada. Al contacto con la piel fría, la recorrió con su lengua. El cuerpo que estaba siendo presionado tembló un poco. Siguiendo el camino del cuello, le mordió suavemente.

«De nuevo…».

La sensación de embriaguez lo atacó haciendo que su cerebro temblara violentamente. De forma dulce, en un segundo su razón se quemó y como si el aire fuera un afrodisiaco, Youji sangró. No podía razonar, eso implicó al uniforme de Youji. Salvajemente al tocar su piel, entre más pensaba que no se iba a quemar, más ardía.

— Detente ¡Shironuma…!

La voz ronca de Youji, resonaba terriblemente sensual. No tenía la intención de cumplir la petición de la voz llorosa. Acarició el vientre delgado y delineó con sus dedos su ombligo. Estando impacientado porque era ignorado por Youji,  empujó los labios de él hasta que terminaron chocando contra la pared.

— ¿Qué pasa contigo? ¡¿Por qué estás haciendo estas cosas?! ¿Te cansaste de las parejas normales? ¡Dime, ¿Qué te he hecho yo…?!

La lluvia borraba los gritos de Youji que buscaban liberarlo de su prisión.  Se detuvo ante la voz que parecía que iba a llorar. Dejó la exploración de su piel y Youji se mostró ligeramente aliviado, pero en ese intervalo le pareció mejor aumentar su ira y lanzar un puño contra él.

— ¿Por qué, por qué estás jugando conmigo?

No estaba jugando, sólo quería tocarlo, pero no sabía si estaba bien decir eso.

— ¡Ya deja de hacer esto! Ya,  yo ya estoy harto ¡por favor, detente ya…!

Juntando su boca sin dejar fisuras, bajó la mirada.

— ¡A mí, no me uses como remplazo de una mujer…!

Quiso reírse de esas palabras, colocó sus labios en el borde del cuello que tenía rocío. Le besó allí y Youji levantó la cabeza por la incomodidad.

— Eso, lo sé.

Sakiyama Youji era diferente a cualquier mujer y a cualquier hombre. Desde el primer momento que lo vio, supo que era alguien especial. Hasta ahora había colocado un filtro que hacía su mundo ambiguo, pero esta fue la primera vez que apareció una existencia tan claramente. Para él era imposible que existiera alguien que pudiera remplazar a Youji. Lo deseaba. Mientras Youji estuviera, no necesitaba a nadie más. Quería arrebatarlo por completo, quería hacerlo suyo.

—… Ugh.

El cuerpo de Youji ligeramente liberó la tensión. Pudo transmitir el calor a través de las ropas a ese cuerpo frío. Era consciente que estaba interpretando la situación a su conveniencia, queriendo pensar que estaba aceptándolo, metió sus manos dentro de la ropa interior de Youji.

— ¡No lo hagas, suéltame!

Nuevamente abrazó al cuerpo que se puso nervioso e introdujo su dedo en el lugar secreto de Youji. Frunció el ceño al darse cuenta de que en ese lugar había un caliente líquido viscoso. Cuando lo atrapó a la fuerza en el baño, tuvo la misma sensación. Probableente al igual que en ese instante estaría sangrando.

— No me toques ¡Ah!

Ignorando las quejas de Youji, Tetsuo introdujo su dedo dentro su cuerpo.

— Ugh…

Se tranquilizó al momento que Youji gimió un poco. Contraria a la piel fría, el toque en el interior era cálido. Tocó algo con la punta de sus dedos, eran como las vísceras de una bestia, suaves al tacto. Al girar el dedo a la altura de la salida, este se empapó con los líquidos corporales. El líquido rojo cayó mojando el asfalto, en el momento que sus ojos captaron eso, fue como si le hubiesen golpeado la cabeza y se sintió atrapado al instante. La sangre se expandió y frente a sus ojos todo se volvió rojo.

—… Algo, ha salido.

Escuchó a lo lejos la oración que decía sin estar consciente. Era lo mismo que había visto antes ¿De qué enfermedad se trataría? ¿Estaría bien? Tuvo la misma impresión que antes, sería mejor que fuese al hospital, pero repentinamente ese pensamiento desapareció. Ciertamente estaba preocupado, pero en un segundo se rescribió ese sentimiento con la lujuria. Estaba consciente que Youji se quejaba porque él estaba dentro de él revolviéndolo, incrementó el rose con su dedo violentamente en la mucosa. Youji gimió débilmente y toda la sangre de su cuerpo hirvió.

—… mhn.

Salvajemente tiró de su dedo, atrajo su cintura que era muy delgada en proporción con su altura. Antes de que se pudiera resistir, el cuerpo de Youji respiró violentamente.

—… ¡Ugh!

Su visión nubló al ser atrapado tan estrechamente por el cuerpo de Youji. Contuvo su aliento y acercó la cintura de Youji y la envistió una y otra vez. En la travesía hacia el interior de su cuerpo, escuchaba como Youji gemía en agonía.  Mientras su cuerpo temblaba incontables veces, la pared de carne comienzaó a encogerse sobre el miembro de Tetsuo. Cuando escuchó la voz de Youji, mordió sus labios para contener el aliento y le perforó más profundamente.

— ¡…tsm!

La punta de los dedos de Youji que daba contra la pared se puso blanca ante la fuerza excesiva. Su cuerpo se estremeció y se dobló hacia atrás, mordiendo el cuello de Youji. Sus dedos entrelazaron el miembro de Youji y este levantó sus caderas.

— Ugh…, Detente…

Agitando su cuello, la mano de Youji se superpuso a la de Tetsuo, pero no opone resistencia, no daba lugar para quitarlo. Parecía más bien que quería que le apretara con más fuerza y eso hizo que Tetsuo aumentara la fuerza de su frotación.

— No me toques…

Su voz ronca resuena en sus oídos. La dulzura con la que terminaba su oración le trasmitía que en realidad estaba respondiendo a sus caricias. Que no estuviera manifestando dolor lo dejó tranquilo y siguió escavando en las profundidades de Youji.

— U…ah, mn, mn.

Era diferente a lo que había pasado antes, la dulzura de sus gemidos se mezclaba con certeza. A pesar de que aumentaba la velocidad de sus caderas, ya no decía que se detuviera. La mucosa caliente como si deseara que continuara se enroscó a su alrededor, sin poderlo soportar mordió sus labios.

— Ah,  ugh…

En la medida que los espasmos aumentaban, ya sabía que Youji estaba cerca de acabar.  La espalda de él se arqueó debido a que donde antes había caricias, ahora le penetraba una y otra vez.

— ¡Ah…u, ha, ah, Aahh…!

Youji levantó su voz al llegar al límite. Sin dar lugar a una pausa, algo caliente tocó su mano. Y aunque sin duda al ver esos fluidos corporales le confirmaban que Youji era un hombre como él, eso no le generó molestia alguna. Para confirmar aquella sensación, tocó de nuevo el miembro de Youji.

— Hmn…ugh.

Su cuerpo todavía ardía en el placer y se enterró más profundo. En la travesía de su viaje, se excitó terriblemente al escuchar esa pequeña voz encantadora derramarse. Como si el cuerpo de Youji lo engullera con sus contracciones, el placer en su cadera se propagaba.

— ¡Ah…!

Chocando sus cuerpos con violencia, Tetsuo llegó estando dentro del Youji. La sensación hasta ahora era totalmente distinta, Youji quedó rígido por la sorpresa. Sus hombros temblaron y quedó jadeando justo como el otro. Soltando un largo y suave suspiro, dejó el cuerpo de Youji. En ese mismo lugar en el que se había hundido, comenzó a desbordarse los fluidos corporales.

El fluido blanco y la sangre empaparon los muslos de Youji. Confundido tocó aquello rojo con sus dedos. Las pequeñas mazas que traza con sus manos, junto con el resto caen al sueño. En el depósito de sangre se veía la misma masa de color rojo negruzco que estaba anteriormente y tuvo la impresión que esta temblaba ligeramente, pero era probable que se lo estuviera imaginando. Sin pensarlo quería averiguarlo y extendió su mano pero el cuerpo de Youji colapsó.

Antes de que pudiera ayudarle, Youji se apoyó contra la pared. Sus ojos estaban vacíos y la mitad de su consciencia había volado. Las gotas de agua se retuvieron en sus largas pestañas que temblaban. Entendiendo a simple vista que lo había violado, se sintió demasiado mal para cubrir sus ojos. No se estaba refiriendo a él, era sobre sí mismo. Nunca antes había tenido una emoción tan fuerte que lo hiciera reaccionar así, ahora había enfriado su cabeza. El sonido de la lluvia que había desaparecido, al fin terminó regresando a sus oídos.

« ¿Qué he… hecho?».

Repentinamente fue atacado por su consciencia. Él se había preocupado por el mal estado en el que había visto a Youji cuando estaba con Zenya.

«Pero ¿Por qué he tenido ese comportamiento con él?».

Youji lo odiaba, aun así lo había poseído a la fuerza. Estaba confuso al pensar a dónde lo había llevado la violencia, pero no sintió ningún atisbo de culpa. Quería tocar a Youji, poseerlo, no tomó en cuenta pensar en los sentimientos de su compañero. Era como si hubiese sido desprovisto de su razón y sólo pudiera dejarse llevar por sus instintos.

De esa misma manera, al recordar esa escena de sexo, sus intenciones ya no serían consideradas indiscriminadamente como algo intangible.

«Sakiyama».

Estiró su mano y tocó su cabello. Tetsuo se volteó hacía el lugar lejano que miraban las pupilas de Youji.  Sin haber expresiones, sólo había hecho lo que quería llenándolo de pura desesperación. Se sintió acusado por aquella mirada y retiró su mano repelido.

«¿Por qué?».

La verdad es que para él Youji era alguien importante, al fin le había encontrado, aun así por su propia mano lo único que había hecho era herirlo y asustarlo. Pensó una y otra vez sobre ese hecho hasta palidecer y se sintió molesto.

Los ojos de Youji sin parpadear lo miraban fijamente y por primera vez el verse reflejado en esas pupilas le dio miedo. Ya no quería que Youji le mirara más, por lo que dejó ese lugar como si estuviera huyendo.

Anuncios

Acerca de nataliaclow

Traductora aficionada de mangas y novelas desde el japonés. Los proyectos que más me interesa terminar son Sweet Pool y Ookiku Furikabutte. Espero especializarme sólo en novelas BL en el futuro.
Esta entrada fue publicada en Sweet Pool Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Sweet Pool Parte 4

  1. Pingback: Sweet Pool Parte 3 | nataliaclow

  2. Muchas gracias esperaba con ansías que continuarás con esta novela espero pronto la nueva actualisacion de esta.
    De verdad muchas gracias =) ❤

  3. mell dijo:

    yo amo esta pareja como nada, espero continúes la actualizacion, No sabia lo que sentia Tetsuo, me hace latir el corazón.

  4. yue dijo:

    AWWWW, ¿CUANDO LO VAS CONTINUAR?, NO PUEDO ESPERAR…… ESTA HERMOSOOOOOO

  5. Karla Uchiha dijo:

    Estoy maravillada con la novela, siempre quise saber lo que pensaba Tetsuo, porque cada acción que hacia me desconcertaba pero siempre pensaba “Igual le ha de pasar igual que a Youji, quizás pierde el control cuando está con él” y ahora que sé que siempre estuve en lo correcto me siento tan feliz, toda la novela de principio hasta aquí ha llenado y superado mis expectativas.
    Lo único que si es nuevo para mí es el hecho de que Tetsuo no sabía nada de su condición ni la de Youji, o sea, si estaba consciente de que se sanaba más rápido de la mayoría de las personas, pero no tiene ni idea de es “el macho perfecto” y que Youji es su hembra. Cuando yo leía la novela visual pensaba que probablemente Tetsuo sabía todo y que por eso mismo se acercaba a Youji porque sabía que era “su hembra” tremenda sorpresa que me llevo, él sólo se está dejando llevar porque no puede con sus instintos y el aroma dulce de Youji, muero al saber eso, muero de ternura *.*
    Cuando vi la novela visual moría de ternura con Tetsuo cuando su relación va más bien, ahora con la novela me quedo sin palabras, es sorprendente que Tetsuo se haya enamorado de Youji desde el principio, ahhh~ me hace suspirar, es simplemente bello. No puedo pedir más.
    Gracias por la traducción, para mi también es la mejor novela visual yaoi que he visto, no hay otra como esta ❤
    Espero que puedas seguir traduciendo, agradezco demasiado el esfuerzo y espero que no lo abandones hasta terminar :c En serio muchas gracias!
    Y por cierto, al principio estaba buscando el manga de Sweet pool y me encontré con que aquí también estaba pero no lo veo en la entrada donde decía también sobre la novela, ¿si tienen el manga? Podrías decirme cuántos volúmenes son y si está en emisión o algo? porque no sé casi nada del manga.
    Una vez más, gracias por traer al español la novela, estoy enormemente agradecida <3.

  6. Mftovar18 dijo:

    Me encanta, gracias por traernos esta historia, agradezco el esfuerzo que haces para que podamos leer una historia única, por que no se parece a nada que halla visto antes, ingrese a la página esperando poder encontrar el manga pero igual me encontré con el libro, es emosionante, esperó lo continúes. Muchas, muchas gracias.

  7. tsukiiarce dijo:

    gracias me encanto ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s