Sweet Pool Parte 3

Sweet Pool Parte  2  – Sweet  Pool Parte 4

Parte  3

***

La segunda vez que Tetsuo tuvo contacto con Youji, fue al comenzar los días festivos de mayo. Aquella mañana, Tetsuo se subió al mismo tren que de costumbre; giró su campo de visión, al ser guiado por un cosquilloso olor dulce que suavemente entró por sus fosas nasales. Antes de eso ya sus ojos había reconocido la figura de Youji. Finalmente se recuperó, pensó Tetsuo, pero no era así.

Casualmente estaban en el mismo vagón y el color del rostro de Youji se veía muy mal. Se veía igual que en la ceremonia de apertura. Su cara tenía un color azul profundo y pareciera que se iba  desmayar en cualquier momento. Antes de que su cabeza pudiese pensar, su cuerpo ya se estaba moviendo. Tetsuo dividió a la multitud para ir al lado de Youji tal y como se había prometido y justo en el momento que sostuvo su espalda, el tren se estremeció fuertemente.

  • … tsk.

El cuerpo de Youji se inclinó. La mano flexible de Tetsuo lo sostuvo y se percató del adelgazamiento que tenía Youji por el verano.

«Estaba en peligro ¿No?».

Se le escapó un suspiro de alivio. Examinó la cara de Youji. ¿Acaso estaría su condición mal? Al recostarse sobre el pecho de Tetsuo, los parpados de Youji se cerraron.

«Qué bien, esta vez sí pude ayudarle.»

Inconscientemente soltó una pequeña risa. Tetsuo aminoró la fuerza que tenía en su brazo. Te encontré, pensó vagamente. Fue tocado por aquella persona importante. Sus ojos estaban expuestos a la débil e inmóvil nuca de Youji. Era extrañamente cautivador, el cabello mojado por el sudor aferrándose a su nuca y que a través de esas brechas, al espiar su piel, llegara a ver aquella marca roja. Luego de mirar con mucho cuidado, se percató de que no era una marca, era sangre que se había filtrado. Más que pensar en el por qué se encontraría eso allí, fue absorto por aquellos ojos con un rojo frívolo y brillante  y por su piel blanca. Pareciera que quisiera ser tocado. Inesperadamente, desde el fondo de su corazón comenzó a brotar un desconocido ímpetu que era de su propio carácter; fue golpeado por un sentimiento, el cual le decía que quería proteger a la persona importante que estaba entre sus brazos.  Hasta que llegaran a la estación más cercana a la escuela, quería seguir apoyando a Youji, tan solo no quería alejar su mano.

Al día siguiente, cuando estaban en la escuela Youji no miró ni una sola vez a Tetsuo. Ni siquiera se molestó en hacer una auto presentación. Era probable que Youji no lo reconociera ayer cuando le había ayudado en el tren o puede que incluso lo haya recordado, pero pensase que la persona que lo había ayudado era sospechosa. El resultado de ese análisis, sólo se volvía un sentimiento depresivo. Recordó la confusión de estar pensando así.

Tetsuo no tenía interés en comunicarse voluntariamente, dado a que por lo general la atracción por lo que lo rodeaba se diluía. Por ello, no sabía de qué debía hablar con Youji para llevarse bien. Si fuera una mujer, ya sabría que no tendría que decir nada para que se volviesen cercanos, pero era un hombre y aun así, cada vez tenía menos idea.

Bueno, por el momento, ellos estaban juntos en el equipo de limpieza de esta semana. Decidió en su corazón que sería bueno que se le ocurriera alguna conversación en ese momento, pero después de la escuela, incluso si sus ojos se habían encontrado y tenían un compromiso juntos, la impresión que daba era que una vez charlase con su amigo, se iría rápido para su casa. Por ello en su estómago hubo un estallido de ira. La persona de la que se percató hace un momento, era el amigo de Youji, Mita Makoto. Tetsuo le miraba fijamente. Entre ellos se entrometía un cabello marrón que llegaba hasta la base de la nuca.

Era un buen tipo, ruidoso y sociable con todo el mundo. Siempre estaba rodeado por una multitud de hombres y mujeres. Hasta donde Tetsuo sabía, Makoto se le acercó sin dudar a Youji y amigablemente le comenzó a hablar, pero para el resto de los compañeros de clase, el que estuviese repitiendo año significaba que era un año mayor y por ello debían darle un reconocimiento. En consecuencia, Tetsuo no recordaba ni las caras ni los nombres de sus compañeros de clase, sin embargo podía decir que recordaba a Makoto.

Evidentemente, estaba siendo ignorado al no ser visto. Tetsuo abrió la boca.

  • … Sakiyama.

Aunque sólo lo había llamado por su nombre, notó que su cuerpo fue sobrecogido por un calor interno. Su voz había sonado ronca ¿Acaso sería por los nervios? Youji se volteó para ver a Tetsuo, frunció el ceño y le dio una mirada inquisidora. Se le entumeció vagamente el cuerpo. Fue absorbido en aquella mirada por esos ojos claros.

  • Nos toca hacer el aseo.
  • El aseo, dices.

Repitiendo las palabras del otro, Youji le mira sospechosamente. Al parecer por haberse quedado dormido un largo periodo de la clase, no parece saber que tiene turno para hacer la limpieza.  Para corroborar, al venir a la escuela se escribe en el tablero las personas encargadas ¿No?

Desde  ayer se había reportado el grupo de limpieza. Youji hizo una cara de incomodidad. Para corroborar la situación levantó su mirada y de nuevo cambió su semblante. Makoto que estaba de espaldas, soltó un suspiro y quitó su cara de preocupación.

  • Ah, ya veo. Esta semana Youji tiene que hacer el aseo. Vale, entonces yo te esperaré apropiadamente.

Makoto le regaló la mirada más fría a Tetsuo. Sin necesidad de palabras, esa mirada desafiante trasmitió su aire de superioridad. Inconscientemente frunció sus cejas. Pasó un rato hasta que él pudiese esconder su expresión al entrar en la multitud de compañeros de clase.

Youji teniendo la impresión de las indicaciones, se devolvió hacia la esquina del aula de clases en donde se encontraba la papelera. El responsable de la basura tendría como trabajo, separar las basuras inflamables de las no inflamables y revisar que estén en sus respectivos contenedores. Desde antes, si no hubiese esa precaución con la discriminación por parte del reciclador, después la separación de la basura necesitaría una guía estricta.

Mientras estuviera la bolsa de plástico no lo dejaría así, la abrió con decisión, debía estar preparado. En los días de servicio también había negligencia a la hora de separar, tanto la basura inflamable como la no inflamable iban a seguir siendo descartadas como siempre. Estaba desbordada la papelera de la basura no inflamable, tenía que empujarla con la mano. A su lado también estaba Youji  empezando a revisar  la basura inflamable.  Teniendo que mirarlo de reojo para revisar si estaba avanzando, vio a Youji haciendo con una rabieta el trabajo, como era de esperarse, no estaba haciendo la separación, sólo estaba botando la basura.    La mitad de un bento* de un konbini* sin tocar, debía ser desechada en cada contenedor, chasqueó, Tetsuo dejó caer el contenido en la basura inflamable.

  • ¿Quién hizo esto?

A pesar de ser estar descargando su ira hablando solo, Youji por alguna razón bajó la cabeza.  Ahora que lo pensaba, probablemente hoy al medio día Youji estaba comiendo ese mismo bento de konbini. Con esa reacción de ser juzgado, el culpable era Youji.  Aunque también, este ligero apetito pudiese ser alguna chica estando en medio de su dieta.

Ayer dentro del tren, observó su mala condición, hoy tampoco parecía estar en buen estado. Tetsuo se quedó en silencio, le regaló una mirada a Youji y señaló los restos del bento.

  • Oye, hoy al medio día ¿No estabas tú comiéndote esto?
  • … quién sabe.

Los ojos de Youji no hicieron contacto al contestar, pero Tetsuo lo escudriñaba con la mirada. Tan sólo estaba preguntando, aun así ¿Por qué pareciera que estuviese engañándolo?

“¿Acaso, pensará que estoy enojado?”

Creía que le tenía miedo, debía solucionar ese malentendido, pero por otro lado ¿De qué forma iba a hablarle? En el momento en el que Tetsuo estaba reflexionando, Youji en ningún momento le regaló ni una sola mirada, parecía como si hubiese asesinado su respiración y bajaba su cabeza con vergüenza. En ese momento, su línea de visión se vio atraída por la piel del cuello y espió para verlo.

“… ¿Eh? Otra vez…”

Ayer en ese mismo lugar, la sangre era borrosa. Fue terriblemente irresistible para la vista, la piel blanca que tenía flotando más que una acumulación de sangre,  los restos de un rojo brillante. A pesar de que sin duda estaba preocupado por si tenía alguna herida, estaba confuso por encontrar ese rojo terriblemente sensual.

“… ¿Qué rayos es… eso?”

Youji le hizo un gesto de repulsión, como si quisiera protegerse presionó su nuca. En su expresión flotaba un signo de interrogación y le regaló una mirada. Al hacer esa cara, Tetsuo se dio cuenta que era la primera vez que tenía contacto con Youji. Inconscientemente extendió su mano, pero rápidamente la metió en su bolsillo, al momento en que sus tardías yemas regresaron, sitió la temperatura corporal de Youji y su cuerpo se acaloró.

Los labios de Youji temblaron por su estado de confusión. Del cuerpo de Youji se desprendía suavemente una dulce esencia, culpa de que estaba inmóvil.

  • ¿Qué pasa?….

La voz temblorosa se desvaneció febrilmente. El olor había crecido intensamente desde tiempo atrás. Fue consciente que de nuevo había estirado su mano. Con apuro se retractó.

  • … Nada.

El que lo presionara sería problemático, él mismo se sorprendió por su conducta impulsiva. Hasta ahora pensaba que era alguien racional, pero aprendió que a la hora de enfrentar a Youji todo su comportamiento se volvía confuso. Youji tenía la impresión de entender el obvio comportamiento de Testuo, aun así no dijo nada y se dio la vuelta con la papelera. Para resumir, desde ese momento tuvo una disposición más ágil con la basura y se levantó. Tetsuo por su parte pretendió que también iba a irse, pero Youji salió con pasó rápido del aula.  Al momento de detenerlo, interrumpió otra voz.

  • ¡Youji espérame!

Cerca de la puerta, Makoto estaba hablando con otro compañero de aula amigablemente. Youji con apuro intensificó el paso.

  • No me dejes, te estuve esperando. Terminas después de ir a botar eso ¿verdad? Te acompaño.

Makoto mientras decía eso, le regaló una mirada a Tetsuo que tenía mezclado un ligero aire de hostilidad y superioridad. Eso irritó demasiado a Tetsuo,  desvió su mirada y se devolvió a su trabajo de confirmar la basura de las papeleras.

  • Mira, esta es tu bolsa, Youji. Ya regresemos rápido que estoy que me muero de hambre.

Escuchaba como se alejaban las dos voces, Tetsuó chaqueó.

“Al final, perdí la oportunidad de escuchar más”.

Tetsuo se paró una vez hubo terminado la clasificación y cerrado la bolsa de basura. Incluso sin la entrada del intruso de Makoto, dudaba que su iniciativa de contacto con Youji hubiese ido bien. Antes que nada, era notable como Youji lo estaba evitando.

“… ¿Qué ha pasado hasta ahora?”

Mientras caminaba por el corredor, se angustió. Al momento de estar rodeado de personas, qué pasaría con él ¿Cómo es que hacen las personas para llamar la atención? Por más que desenterrara sus recuerdos, nunca había tomado medidas para acercarse a la gente de su alrededor. Si había salido con personas, incluyendo a las de una noche, siempre sus parejas eran quienes se acercaban a él, esos momentos no recordaba que hubiese hecho algo en particular. Si lo pensaba bien, en primer lugar él nunca pensó en cosas como «Deseo que alguien esté a mi lado» o «Quiero tocar a alguien»,  no obstante en el momento en el que Youji dio la vuelta a su cuello y vio su nunca, fue consciente de que estaba pensando de forma extraña.

”Espera un momento ¿Por qué en este momento lo estoy comparando con una mujer?”.

Sakiyama Youji era un hombre. Inconscientemente lo había estado comparando. Tetsuo juntó sus cejas.

“No es que sea el reemplazo de una mujer, no tenía que ver con el género, él comparado con el resto… es mucho más especial”.

  • Oye  Shironuma.

Cansado de pensar en una respuesta, en medio de su dubitación una voz se alzó, Tetsuo levantó su rostro sorprendido. Desde el otro lado del pasillo, el profesor de la clase Kamiya lo estaba saludando.

  • … Kamiya.
  • Coloca el «Sensei» Shironuma.

Para la cara amarga que hizo Kamiya, Tetsuo tenía una disculpa que le diría por el bien de las formalidades. No conocía bien su carácter, pero si sólo se hablara de su apariencia, se diría que la impresión que se recibe en general es de un maestro desaliñado. Llevaba una bata blanca manchada y se colocaba unas gafas que tenían los lentes muy gruesos. Con sus largas piernas caminaba con pasos inseguros que daban la impresión que se jorobaba. Se veía que estaba en los primeros años de los treinta, pero había veces en que su edad era incierta porque parecía estar por sus veintes. Mientras seguía sonriendo, Kamiya se paró al frente de Shironuma.

  •  Ya hiciste la evaluación de las materias antes de salir a vacaciones, si sólo fueran ciencias y matemáticas, estarías en el top, pero bueno, entraste en el top de la clase. Es increíble que estés en el puesto diez.
  • ¿Así fue?
  • Oye oye, Podrías parecer un poco más conmovido ¿No?

Aunque Tetsuo no había pasado por una escuela de preparación, tenía su forma de estudiar. Hace tiempo, había perdido mucho tiempo divagando, en ese momento con el fin de evitar ser presionado por sus padres adoptivos y su escuela, mantenía los resultados por encima de la media.  Sin retrasos, con una asistencia perfecta y con una buena actitud en clase quería evitar que los adultos se deprimieran. En ese tiempo, Tetsuo estaba realizando lo que se llamaría una mala jugada; comparado con los niños de su edad se veía mucho mayor y eso hacía que los adultos tanto hombres como mujeres lo trataran de forma distinta. En ese momento no tenía ningún entretenimiento nocturno; por medio de la influencia de un conocido, terminó consiguiendo un trabajo de medio tiempo a altas horas de la noche. No laboraba en una tienda peligrosa, pero ofrecía licor. Si declarara con honestidad, realmente era probable que no tuviese convicción.

  • Bueno, mi prestigio como profesor se levantó, gracias.
  • No hay de qué.

Kamiya era el encargado de química, sin duda era gratificante que uno de los estudiantes de los que estaba a cargo, estuviese en el top de ciencias. No podría agradecérselo, pero de alguna forma se lo remuneraría. Hasta donde recordaba, no tenía ningún otro asunto a tratar. Kamiya inmediatamente aplaudió.

  • ¿Me harías el favor de llevar las copias que utilizaré en la clase de mañana al salón de química?

En esa academia, hace relativamente poco tiempo, fue construido en el mismo lugar en donde el viejo edificio de la escuela había sido construido poco después de la Segunda  Guerra mundial, el nuevo edificio. Después de la terminación de este, el viejo edificio se había estado utilizando como un edificio para las aulas especiales,  tales como las aulas para los clubes y la tienda de la escuela. El salón de química estaba situado en el sótano del viejo edificio de la escuela, siempre recordaba esa ligera sensación de presión. Sentía un malestar en el cuello que era como una presión fría y sofocante. Pero no había forma de decir que era algo oscuro, por lo que Tetsuo sacó su barbilla.

  • …Ja. La verdad no me importa.

Cuando le preguntó a Kamiya dónde estaban las copias, él rascó su rostro sonriente.

  • En la sala de profesores, encima de mi escritorio.

De la sala de profesores en el segundo piso, al salón de química que estaba en el sótano del edificio viejo de la escuela, pasando por la parte posterior de la escuela en donde estaba el basurero. Era un desvío largo.  Para ser sincero, eso era problemático, pero el pensar en una razón para negarse era molesto.

  • Entendido… ¿Y la llave?

Debido a la naturaleza cautelosa de Kamiya, mientras no estuviese utilizando el salón de química, de seguro que estaría cerrado. Ante la pregunta de Tetsuo, Kamiya estrechó los ojos tras las gafas.

— No, está abierto, no te preocupes. Perdona, me tengo que ir a la reunión de profesores.

Kamiya mientras agitaba las manos en signo de despedida, se encaminó a la sala de conferencias.

***

Tetsuo una vez botó la basura, se dirigió al salón de profesores, tomó un montón de copias y se devolvió para dirigirse al salón de química. Para conectar el edificio nuevo y el viejo, hay un pasillo en el sótano, por lo que es necesario bajar. Aunque se diga que es un sótano, de hecho, es una estructura de semisótano que permite más o menos que la luz fluya. El edificio viejo al ser utilizado para otros propósitos, su estructura había cambiado muy poco al punto de parecer una reliquia.

Tetsuo bajó por las escaleras y caminó por el pasillo oscuro, no era un camino muy concurrido, por lo que sus propias pisadas eran lo único que resonaba. El pasillo del sótano estaba congestionado por la humedad, era molesto tener la sensación que tanto las paredes, como el piso, como el techo estuviesen mojados. Frunció el ceño por aquel aire húmedo que lo envolvía. Tetsuo poco después llegó a la sala de química y puso la mano en la puerta.

“… ¿Qué?”.

Notó la presencia de una persona. La luz no había sido encendida y el interior estaba poco iluminado.

  • ……Mmn…

Al escuchar la respiración áspera de alguien, abrió lentamente la puerta mientras vigilaba. Desde la brecha de la cortina, la luz se filtró proyectándose sobre la persona. Tetsuó se tragó el aliento.

“¿Sakiyama?…”.

Él pensaba que ya se había ido a casa, por lo que contemplaba con asombro que su compañero estuviese ahí. Se preguntó sino tenía que regresar junto con Makoto. Incluso si se ponía a pensar en « ¿Por qué aquí?», se quedó echándole un vistazo a la situación, Youji estaba sentado en el piso apoyándose en la mesa. Dio un paso preguntándose si Youji se estaba sintiendo mal. Sabía que sus conjeturas eran un gran error.

“Espera… ¿Qué… está haciendo?”

  • …Ugh…m…uhm.

Mordió sus labios, mientras soportaba. Youji había extendido su mano a su parte inferior. Relajándose entrelazó sus dedos en su miembro, que se había levantado con entusiasmo. Por lo general, siempre que veía la expresión desalentada en el rostro de Youji, un tortuoso olor dulce flotaba.

“Espera un momento… ¿Qué significa esto?”

La temperatura no es que estuviese elevada, pero su cuerpo se puso sudoroso. En su espalda rápidamente el sudor fue siguiendo derecho. La coquetería de Youji hacía que tanto sus nervios, como su razonamiento se quemaran al punto de marearlo. Si debía acercarse o debía retirarse, en ese momento su deseo estaba atrapado en esas dos opciones.

La masturbación de un hombre debería tomarla como algo normal, no obstante, por alguna razón no podía dejar de mirar a Youji. Se suponía que debía estar perplejo, pero deseaba devorar su cuerpo con avidez. Se horrorizó al verse sucumbir ante esos impulsos. Nunca hasta ahora, ni con sus parejas mujeres y por supuesto tampoco con sus parejas hombres, podía recordar esa lujuria.

  • Hmn…………ugh.

No había notado la presencia de Tetsuo. La mano de Youji se movía, hasta que inesperadamente ese movimiento paró. Youji lentamente miró a su alrededor, y abruptamente su respiración se detuvo.

¿Se habrá dado cuenta?, Tetsuo se puso a la defensiva, pero esa línea de visión no era adecuada. El cuerpo de Youji tembló y poco después quedó rígido. Repentinamente se puso a organizar su ropa.

“¿Ahora qué?”

Se levantó lentamente y fue percibiendo sus pies. ¿Habría algo allí? Tuvo una sensación de duda, al mirar a los pies de Youji, algo encima del piso se estaba dispersando.

“Es un charco de agua, no, ¿Sangre?”.

Dentro del charco de sangre, se mezclaban ligeramente cuerpos solidos de color rojo oscuro. Desde lejos se veían como pequeñas palancas. Puede que no estuviese viendo bien, pero tenía la impresión de que si entraba al salón esas cosas iban a desaparecer.

“¿Sangraba? Eso significa ¿Que estaba herido?”.

De ser así, se daba cuenta que lo que estaba disperso sobre el piso eran pedazos de carne del cuerpo de Youji, pero estaba confundido porque para ser una herida tan grande, el comportamiento que anteriormente Youji había tenido, no parecía coherente.

¿Pero qué demonios pasa?, Tetsuo tuvo esa pregunta en el momento en el que la punta de su nariz fue arrebatada por un suave y dulce olor. Aquel fragante olor era parecido al que había sentido en el tren cuando lo estaba apoyando. Era un olor como a flores, pero no era un olor dulce. Como si se hubiese descompuesto, su pecho reaccionó ante ese sensual aroma. Esa fragancia no venía de Youji, venía de aquellos pedazos de carne que estaban entre sus pies.

Pensaba que era una terrible coincidencia que en el momento que dio un paso teniendo la impresión de estar siendo invitado, la línea de visión de Youji girara hacia él. Debido al ambiente sombrío no se pudo confirmar con certeza, pero aquellos ojos estaban muy abiertos. Demonios, pensó. Tetsuo exhaló mientras se acercaba a Youji, en cambio éste se quedó quieto como si estuviese congelado.

Al momento de acercase, no pudo encontrar el charco de sangre con pedazos de carne que había visto hacía un momento atrás, además Youji no parecía estar herido.

“¿Una alucinación? Sin embargo lo he visto extremadamente bien”.

Aunque estaba desconcertado, dejó las copias encima del escritorio del profesor y le lanzó una mirada a Youji. Las pupilas de los ojos negros, se sacudían molestas. Allí flotaba el susto, la inquietud y el miedo.

  • …¿Por qué?

Dado a su perturbación, la voz le tembló. En cuestiones de vergüenza estaban igual, así que Tetsuo volteó su mirada a las copias.

  • Es el material de mañana. Kamiya me lo pidió.

Youji no emitió ningún sonido que confirmara que había entendido las palabras de la respuesta de Tetsuo. Se preguntó si debía decir algo y aunque trató de mirar para atrás, sólo la expresión facial de Youji era la que iba poniendose rígida, quizás él debió decir algo mientras estaban en ese momento de duda, pero fue Youji quien comenzó la conversación.

  • …¿Desde hace cuánto?
  • ¿Qué?

Con una cara llorosa Youji miró a Tetsuo frunciendo el ceño.

  • …¿Desde hace cuánto estás aquí?
  • Hace un rato, al traer las copias.

Tetsuó las señaló. Los labios de Youji temblaron.

  • ¿Estabas encerrado?

La coquetería de Youji de hace un rato, fue intensamente grabada a fuego en su retina. Dentro de sus cualidades estaba la estatura pero, en alguna parte, el evento tenía un sabor a irrealismo fugaz,  para Youji ese tipo de cara era algo que no creía.

Más que estar sorprendido por el hecho que lo estuviese haciendo en la escuela, lo estaba era por el hecho de tener un deseo sexual hacia Youji.

Youji no respondió a la pregunta de Tetsuo, sólo puso una mirada que parecía tenerle miedo. Ciertamente, era raro que fuese visto en ese lugar, por lo que se devolvió. Él lo llamó.

  • ¡Espera!…

Mirando hacia atrás por encima del hombro, Youji se estaba mordiendo los labios. De ninguna forma iba a divulgar lo que había acabado de pasar.

  • No diré nada.

Había intentado decir algo que lo calmara, pero Youji se quedó consternado y bajó su cabeza con una expresión de intranquilidad.

“¿Qué demonios le pasa? No entiendo nada”.

¿Qué debió haber hecho para que Youji se tranquilizara? No tenía idea de cómo hacer para que su compañero levantara la cabeza, ni de cómo volverse más cercano a él. Mientras dudaba, salió del salón de química sin decir nada más.

***

Al día siguiente, la condición de Youji estaba mal como de costumbre. No sabía si algún día el estado de Youji fuese bueno, pero en medio de la clase se le veía completamente agotado. Definitivamente debe dificultársele admitir el haber sido visto en ese tipo de escenas o quizás sólo se está sintiendo mal. No tenía ni idea que debía hacer para comprobarlo ni de cómo debía hablarle, por lo que lo dejó pasar después de todo.

A la hora del almuerzo, Tetsuo se dirigió a la tienda de la escuela que estaba en el edificio viejo. Siempre compraba el mismo pan y se iba a la azotea. Dado a que en el edificio viejo sólo estaban las aulas especiales, aparte de la tienda de la escuela, no había casi señales de vida y como siempre la azotea también estaba sola.

Como los profesores y estudiantes no tenían un lugar en el cual estar, las escaleras que conducían a la azotea siempre estaban polvorientas. Al momento de abrir la puerta de hierro oxidado, sus chirridos sonaron al mismo tiempo que el viento soplaba. Allí se mesclaba débilmente el olor a cloro, debido a que el viejo edificio estaba al lado de la piscina.

Tetsuo hizo una inhalación pequeña y se acercó a la valla. Se sentó y rompió la bolsa del pan, mientras lo mordía, miraba la piscina a través de la valla. Lentamente el agua se balanceba y refleja la luz. Seguía de alguna forma con su mirada la luz brillante e irregular, hasta que repentinamente sintió que alguien lo miraba y alzó la vista.

“¿Sakiyama?”

Enfrente de la puerta de la azotea, Youji estaba parado. Por alguna razón su rostro tenía una expresión de gran sorpresa y él se petrificó en ese lugar. Se preguntaba si tendría algo que hacer ahí, aunque mirando la actitud de Youji que parecía estar asustado, no tenía nada que hacer.

¿Cuál sería su condición? ¿Hoy si comería el almuerzo apropiadamente?, Iba a intentar preguntarle, pero al momento de abrir su boca tuvo la impresión de que iba a salir corriendo. Por alguna razón desvió su mirada y Youji suspiró de alivió. Creyó que iba a irse, pero Youji caminó hacia él.

Como si se estuviese preparando también, a medida que se iba acercando, se iba poniendo nervioso. Se sorprendió por ser la primera vez que Youji se le acercaba. Cuando le regresaba la mirada, de nuevo pensaba que se ponía rígido y desvió su mirada hacia la valla.

Youji se detuvo a una pequeña distancia de donde estaba Tetsuo y se quedó de pie por el momento, entonces con vacilación se sentó a su lado. Tetsuo lo escudriñó con la mirada y sintió que sucumbía ante el impulso de querer tocar a quién había venido voluntariamente, pero en caso de contacto, le parecía que se rompería y presintiendo que huiría se mantuvo alejado de él. Youji se había quedado por el momento a su lado confuso, de pronto se quedó atascado mientras lo miraba de lado

«… ¿Qué pasa?».

Aquellos ojos grandes que tenían en su frontera unas pestañas largas, lo estaba observando detenidamente. El ser consciente de este hecho lo hacía sudar discretamente en las palmas de las manos. Estar a una distancia que le permitía sentir su aliento, además sin decir nada, tan sólo mirándose, hacía que Youji fuera inexplicable.

«Vuelvo y digo ¿Qué pasa contigo?».

No pudo soportar aquella mirada que parecía que le fuese a abrir un agujero, por lo que le devolvió la mirada. Como se esperaba, tan sólo con eso los hombros de Youji se tensionaron y huyó su mirada a toda prisa.

  • Ah…

Mientras pensaba en qué demonios pretendía, su mirada bajó a las manos de Youji. Éstas sólo sostenían una caja de bebida. Se preguntaba si él había venido aquí después de haber comido apropiadamente en el salón. El otro día, recordó que había botado el almuerzo casi intacto y después lo negó.

  • ¿Comes sólo eso?

Cuando le señaló con la barbilla, Youji bajó a mirar su manos. La boca de éste se frunció y  levantó la vista hacia Tetsuo con una cara llorosa.

  • …¿Lo… viste?

La respuesta no fue la esperada, así que fue esta vez Tetsuó quien frunció el ceño.

  • ¿Qué?
  • Lo de… ayer.

No podía creer que Youji sacara a relucir eso ahora, suspiró en vista que el acercamiento de Youji sólo había sido provocado por su paranoia. En vez de estar preocupándose por esas cosas, debería ponerle atención a alimentarse apropiadamente para recuperarse.

  • Tu salud no es buena ¿Verdad? Creo que no deberías esforzarte de más.

Youji frunció el ceño por las palabras de Tetsuo. Increíble, no podía creer que pusiera esa expresión como si desconociera la razón.  Habitualmente su madre le decía «¡El origen de una buena salud es comer mucho!». Definitivamente, la razón por la que Youji no tenía espíritu ni fuerza era porque no tomaba las comidas adecuadamente.

  • Eso. — dijo señalando a la caja de bebida de sus manos.
  • ¿Almuerzas sólo con eso? … Es muy poco ¿No?.
  • ¡Oye!

El que Youji le gritara lo dejó sorprendido.

—  Dejando eso lado, respecto a lo otro…

¿Lo otro? ¿Qué es lo otro?

Tenía la intensión de preguntar rápidamente, pero Youji quedó en silencio. Ahí mismo mostraría su frustración más tarde, de lo contrario él se iría. Fue suficiente, encogió sus hombros y frunció sus labios mientras miraba hacia atrás de forma distraída.

  • …Sorprendentemente, eres infantil.

Que su conversación no tuviese sentido, hacía que al mirar su cara infantil se sintiera aliviado. Tetsuo reconoció que Youji era «algo especial». De alguna forma daba señas de ser algo falso, el que Tetsuo se sintiera inspirado con él, que él fuese distinto a los demás, el sentimiento de querer abrazarlo como a nadie.

  • Continuando con lo anterior ¿No has intentado comer algo?

¿Habría alguna reacción? ¿Esta vez qué tipo de expresión le va a mostrar? Mientras seguía imaginando todo tipo de cosas, Tetsuo se metió lo que restaba del pan en su boca.

***

Al mismo tiempo en el que la asamblea del final de día terminaba Youji salía del aula de clases a ritmo acelerado. Como siempre Makoto diciendo «¿Eh? ¿Y Youji?» y luego miraba alrededor. Mientras Tetsuo se preguntaba por qué estaría tan apurado, tomó su maleta y salió del aula. En medio de las escaleras escuchó el ruido de unas personas hablando en el armario de los zapatos. Ese tipo de ajetreo era diferente al que había al final de la jornada, al darse cuenta de eso, deslizó su mirada. En frente del armario de los zapatos estaban parados dos estudiantes, uno de ellos estaba siendo presionado contra el armario.

Esa inquietante situación no podía ser interrumpida, los estudiantes que ya se devolvía a sus casas los miraban desde lejos. No le despertaba ningún interés en especial, pero cuando por casualidad vio las caras de los estudiantes y contempló con asombro.

«Sakiyama… y Okinaga Zenya».

Hasta el año pasado, ellos estaban en el mismo curso, así que era probable que fuesen conocidos, además Zenya era alguien que todo el mundo conocía, de hecho se podría decir que era famoso. Tenía una camisa verde que no correspondía al uniforme del colegio, usaba una gorra y sandalias y tenía un agitado cabello rubio más largo que el de las chicas y siempre reía. Sus facciones no estaban mal, pero tenía un parche en el ojo derecho que le daba un aire extraño y lo hacía inaccesible. Él tenía un comportamiento rebelde, así que los estudiantes y por supuesto los maestros también lo encontraban una carga.

Todos los días lo recogía un carro negro de modelo extranjero, junto a un conductor. El buen linaje de esa persona lo hacía aún más distante. Tetsuo también desde hace tiempo pasaba de él.

Era muy diferente a Youji, tenía una extraña e incómoda sensación, pero de alguna manera no parecía que estuviese interesado.

« ¿Por qué estarán relacionados?».

Tetsuo no podía ver la expresión de Youji, pero Zenya estaba tocando a Youji y eso lo llenó de resentimiento. Zenya era diferente a todos los demás hombres. La cuestión no era que se le acercara a Youji de forma diferente al resto, simplemente era que tan sólo ese hombre era distinto. No le gustaba, entonces de algún lugar salió un olor a peligro. ¿Por qué no lo empujaba? ¿Por qué no huía? La irritación fue aumentando.

«Dejándolo hacer lo que quiera, no dejes que te toque».

En el momento que lo pensó, Tetsuo se detuvo por las palabras que se derramaron de la boca de Zenya.

  • Shironuma Tetsuo.

Ciertamente ese era su nombre. Se quedó mirando fijamente a la pareja.  Zenýa menospreciaba a Youji mirándolo por debajo mientras reía.

  • …¿Te interesa?

Tetsuo no podía ver la expresión de Youji.

Dada a su reacción, Zenya entrecerró los ojos con alegría.

  • Oye, sabes, últimamente ¿No has cambiado?

Youji quedó petrificado ante la intimidación de aquella voz pegajosa que lo enrollaba.

  • … No realmente.
  • ¿En serio? En ese caso, te diré tu fortuna.

Ante la cara de Zenya que se fue acercando, Youji quedó muy rígido.

« ¿Qué…?».

A partir de ahí ya no vio nada. Mientras Zenya todavía tenía su sonrisa fija en el rostro, levantó una mano delante de Youji. Parecía que quería mostrarle algo que estaba en la palma de la mano, pero después de todo, había algo que no le cuadraba. Siendo ya insoportable Tetsuo se dirigió a esas dos personas.

  • Úsalo ¿vale? Es tu fortuna y acierta sorprendentemente. Veamos, veamos, You-chin, siente por Shironuma Tetsuo~…

Antes de que Tetsuo pudiese ayudarle, Youji parecía haber escapado de alguna manera. La multitud que rodeaba a la pareja, se vio agrietada por Youji que buscaba hacerse un camino después de haber salido. En el momento que intentó gritar, Youji se lanzó a sus brazos, entre el tambaleo por el choque, Youji levantó la vista. Su expresión se endureció por la sorpresa.

  • …ugh, ¡Shironuma…!

Dado a la consternación, Youji tenía la cara de un color azul profundo. Al momento de tocar su piel, de nuevo desprendió de su cuerpo ese olor dulce. En el momento en que sus ojos se encontraron, su corazón rebotó. Su expresión se distorsionó. Inconscientemente tomó el brazo de Youji, entonces, recordando que se había dejado tocar de Zenya libremente, se llenó de resentimiento.

Quería estar a solas con Youji y así poder tocar las partes que Zenya había tocado, las partes que no, en síntesis, quería tocarlo todo. Inesperadamente el baño que había en la mitad del primer piso, estaba con poca gente, Youji intentó escapar, pero lo agarró y tiró de su brazo con agresividad. Rompió la postura de Youji y este tuvo que aguantar su tropiezo de unos cuantos pasos.

  • ¡¿Adónde me estás llevando?!

Aunque Youji estaba gritando, lo arrastraba sin preocuparse

  • ¡Oye…!

Había veces que después de la escuela en el baño no había nadie. Al momento de meterlo allí, jaló su brazo de un tirón. Youji mirando hacia atrás soportaba aquello, mientras se resistía frenéticamente.

  • ¿Por qué, en un lugar como este…?

Una pregunta tonta. Suspiró y lo fue jalando agresivamente. Lo empujó a uno de los privados, lo cerró con llave por si acaso. Youji se movió con pasos inseguros. Luego lo acorraló con sus manos contra la pared.

Tal vez porque acortó la distancia, hasta ahora no había sido consciente que el olor de Youji estaba en lo profundo de su nariz. De nuevo, ese dulce olor. Ese aroma le hacía tambalear la cabeza como si tuviese mareo.

  • Sakiyama.

Quería tocarlo. Quería saber más sobre Sakiyama, sobre la conversación que había tenido. El tono de voz de Zenya le llenaba el pecho con una distorsionada sensación.

Recordar la voz que sólo había dicho “Conozco a Youji”, le llenaba la parte inferior del vientre con inquietud. Que ese hombre supiese sobre él y que él no  lo supera, se le hacía repugnante. Todo, quería saberlo todo sobre Youji.

  • Shiro…numa.

Youji tragó saliva ruidosamente, al momento de ser mirado desde arriba por Tetsuo. Comprendió que no podía huir, las retinas de Youji se sacudieron por el pánico.

  • ¿Qué… qué pasa contigo…?

La suave voz se puso ronca. Fue llevado por un impulso propio de la emoción, que le llevó a querer exponer todo. Tetsuo sin reserva, fue tocando el pecho de Youji. Su delgado pecho estaba temblando como si tuviese miedo, su aliento se fugó febril. La figura que se reflejaba débilmente le producía una extraña exaltación.

Youji frunció el ceño dolorosamente, mientras escondía los temblores que le provocaba el ser delineado su delgada constitución bajo su ropa. Contemplado el semblante de  Youji, se dio cuenta que estaba peor que antes, durante el día no había sentido un malestar inquietante. El cuerpo de Youji se iba agotando, pero la persona en cuestión probablemente no es consciente de ello.

Miraba como frotaba alrededor de la zona inferior del abdomen, extendió su mano para aflojar la correa. Una vez hubo contacto con esta, Youji con fuerza empujó.

  • ¿…Qué… estás haciendo…?

La mano de Youji con rechazo tomó el brazo de Tetsuo y tembló. Ignoró eso y quitó rápidamente el cinturón de Youji. Presenció un gemido de sorpresa.

  • ¡Basta!

Gritó, Youji levantó  el brazo y repentinamente sintió un dolor sordo correr por su mejilla.

  • …ugh.

Sólo hubo un grado de roce, no obstante el sabor de la sangre se extendió en la cavidad oral. Le pareció que era un comportamiento bastante inusual, lo sorprendió. Los ojos de Youji estaban agitados. ¿Acaso sería la primera vez que golpeaba a alguien? Este estaba temblando débilmente, mientras repetía respiraciones superficiales.

Debido a que Youji no estaba acostumbrado a la violencia miraba hacia abajo. Tetsuo lamió el borde de su boca y abofeteó la mejilla de Youji. En ese momento, su expresión se volvió una de consternación ante el evento repentino, luego de ello su cuerpo quedó rígido.

  • Quédate quieto.

Si se ponía violento, su condición empeoraría, en el momento que iba a decir eso, la cara de Youji se distorsionó. ¿Lo hirió de gravedad? Youji abrazó su vientre como si lo quisiera proteger. Sin pensarlo, Tetsuo puso los brazos alrededor de él. Una vez dentro de sus brazos Youji luchó a morir para liberarse.

  • ¡Suéltame! ¡No quiero! Detente.

Estaba en un incontrolable ataque de violencia por liberarse. Tetsuo forzosamente fue desplazando el uniforme y la ropa interior de  Youji. Sabía que había algo en lo profundo de su abdomen que lo estaba haciendo sufrir. Al momento de tocar su piel, hundió sus dedos en lo profundo de Youji. El contacto con su brazo sentía como la contextura delgada se ponía rígida. Para ese instante, fueron rodeados por un dulce olor.

  • ¡No quiero!

Gritando, Youji aumentó la fuerza de su resistencia. A cada ligero movimiento suyo, el olor se intensificaba. Quería saber cuál era origen de lo que le acontecía al cuerpo que estaba en sus brazos, quería saber sobre Youji, fluctuaban en su mente esos pensamientos.

  • ¡¿Por qué… haces… esto?!

En ese instante de lucha, la boca de Tetsuo se abrió un poco. Quería excusarse, quería decir que estaba preocupado por él, pero eso se quedó atorado en su garganta. No es que fuese mentira que estaba preocupado, pero ahora lo único que quería era tocar a Youji.

El dedo en lo profundo frotaba la membrana mucosa, lo martilleaba pero las paredes internas convulsionaban en rechazo. La respiración de Youji temblaba, repetía incontables veces que se detuviera, sus ojos miraban con grande consternación.

  • …ugh.

De los lugares que tocaba brotaba el olor a sangre, sin duda era ese olor. Lo dejaba perplejo que en vez de ser algo molesto, lo sentía como una invitación. Extrajo el dedo de forma directa y el aliento de Youji vibraba.

En el blanco muslo interno de Youji, unas rayas escarlata fueron bajando. Goteó en el piso del baño, la sangre y cayó un pequeño pedazo de carne.

«¿Qué es esto?».

Se parecía a lo que había visto antes en el salón de Química. Tetsuo fue tocado por los líquidos que fluían a lo largo de las piernas de Youji. Los hombros de Youji temblaron. La cara de Tetsuo miraba varias veces esa cosa que era increíble. Ignorando su mirada, de nuevo tocó el interior del cuerpo de Youj, al momento de meter su dedo en la entrada hizo un pegajoso sonido acuoso.

  • Deten…

Cuando los dedos tocaron las piernas de Youji, se empaparon con el líquido rojo. Angustiado al pensar que había sido muy brusco y lo había herido, es lo llevó a volver a tocar ese lugar. Si su dedo lo estaba hiriendo, no había reacciones que declaran dolor, pero la cantidad de sangrado que había en la fisura era anormal.  Ciertamente, estaba saliendo del lugar que ahora había tocado en el interior del cuerpo de Youji y la sangre sigue goteando hasta empapar la palma de la mano de Tetsuo.

Sentía que la excitación se le estaba subiendo a la cabeza y la sangre de una vez fue bajando hasta sus pies.

«Espera un momento… esto acaso ¿Es algún tipo de enfermedad?».

Tetsuo captó la barbilla de Youji que permanecía boca abajo y la levantó salvajemente. Generalmente siempre estaba pálido,  pero ahora su semblante no estaba mal, no sabía si era por la ira o por la vergüenza sobreexcitada. Realmente no sabía si para Youji eso era un buen estado.

Al mirar fijamente su semblante, los ojos negros de Youji brillaron. Atrapó en el último instante un inesperado puño que voló hacia él. Aunque estaba aliviado que tuviese momentos saludables, después de todo su verdadera condición no era esa ¿verdad?

  • Tú.

Se frotó la punta de los dedos empapados en el líquido rojo, para comprobarlo, mientras respiraba superficialmente fijó su mirada en Youji como si fuese el enemigo de los padres.

  • Esto es malo.

Se preguntó si tendrá síntomas subjetivos, si por culpa de ellos era que había faltado lo que le restaba de escuela. Definitivamente  lo que empeoraba la condición de Youji era su falta de apetito. De seguir así, lo mejor sería ir rápido a un hospital, intentó decir, pero calló al ver la mirada de odio que le daba Youji.

  • … Si es así, si es así ¿Para qué te me acercas?

Instantáneamente se volvieron inescrutables las palabras de Youji. Tetsuo frunció el ceño.

  • Si eso es lo que piensas ¡Deberías dejarme en paz! ¡¿Por qué hiciste esto…?!

No iba a dejarlo en paz estando en ese peligro. Antes de que pudiera responder Youji gritó con voz temblorosa.

  • ¡¿Cuál es tu objetivo?!  ¿¡Qué pasa contigo!? ¡Ya déjame en paz!

«Sólo estoy preocupado ¿Por qué está tan enfurecido?».

Algo estaba mal en el estar preocupado. Él no tenía intención de acercarse a nadie, pero esta vez se esforzó mucho para comprometerse y al parecer fue un fracaso, dado a eso se irritó.

  • A partir de ahora ¡No te metas conmigo!
  • ¡!

En ese momento, deseó no haber escuchado esas palabras de Youji.  Tetsuo golpeó la pared y  quien estaba entre sus brazos se puso rígido. Percibió el puño al lado de su cara, por lo que en su rostro se posó un semblante asustado. Él se calló justo como quería, pero surgió una sensación amarga. Estaba frustrado porque sus sentimientos no pudieron ser transmitidos. No sabía qué debió haber dicho o qué debió haber hecho. Sin importar que dijera parecía que iba a ser contraproducente, en este caso, sentía que el sólo permanecer en ese lugar iba a hacer que Youji lo odiara.

A pesar de que Youji quería escapar de Tetsuo, cuando le soltó el brazo se quedó inmóvil y permaneció petrificado por la corta distancia.

Tetsuo incapaz de soportarlo lo evitó, volteó los ojos con expresión dolida. Al salir huyendo por el pasillo, no hubo señal de que Youji lo estuviese persiguiendo. Si recordaba la rigidez llena de miedo de Youji, de nuevo se decía que había fallado.

Anuncios

Acerca de nataliaclow

Traductora aficionada de mangas y novelas desde el japonés. Los proyectos que más me interesa terminar son Sweet Pool y Ookiku Furikabutte. Espero especializarme sólo en novelas BL en el futuro.
Esta entrada fue publicada en Sweet Pool Novela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sweet Pool Parte 3

  1. Pingback: Sweet Pool Parte 4 | nataliaclow

  2. tsukiiarce dijo:

    me encanta ❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s